Los chicos perdidos 2016

El objetivo de @AntiDepAware es crear conciencia sobre los peligros de los antidepresivos. En 2009 su hijo, quien no había sufrido de depresión en toda su vida, fue a ver a su médico por insomnio relacionado con estrés laboral. Le recetó Citalopram y en unos días se había quitado la vida. En el juicio de causa de muerte el juez forense descartó el suicidio y nombró al fármaco Citalopram como “causa posible”. Desde 2013 lleva una página web en la que recoge casos de suicidio relacionados con antidepresivos en Inglaterra y Gales desde 2003. Hay más de 5.000.

AntiDepAware
The Lost Children 2016
1 de enero de 2017

A continuación de Los chicos perdidos (2014 y 2015), esta es la tercera de la serie anual de entradas en las que recuerdo a los chicos de Inglaterra y Gales que perdieron la vida tras habérseles recetado antidepresivos, y cuyos juicios de causa de muerte han sido reportados durante el año pasado.

También incluyo enlaces a otros juicios de causa de muerte en los que no hubo ninguna información específica en los medios de comunicación sobre la prescripción de antidepresivos, aunque hay muchas probabilidades de que la medicación psiquiátrica estuviera relacionada con los casos. Lo que todos los juicios tienen en común, sin embargo, es que en cada uno de ellos el chico había estado recibiendo tratamiento por parte de profesionales de la salud en o antes del momento de su muerte.

El Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE) fue creado por el gobierno del Reino Unido en 1999 con el nombre de Instituto para la Excelencia Clínica: su cometido es proporcionar orientación y asesoramiento para mejorar la asistencia médica y social.

NICE reconoce el riesgo significativo de que los antidepresivos pueden causar ideación suicida en pacientes de todas las edades. Por este motivo en el  NICE Clinical Guideline 90 (Depresión en adultos) [Protocolo Clínico 90 de NICE], recomienda que los antidepresivos sean utilizados solo para “depresión de moderada a grave”. Para síntomas “por debajo del umbral” como la ansiedad o el duelo, “la ratio riesgo-beneficio es pobre”.

Cuando se trata de recetar antidepresivos a chicos menores de 18 años, los protocolos son inequívocos. En  NICE Clinical Guideline 28 (Depresión en niños y jóvenes) [Protocolo Clínico de NICE 28], NICE los considera efectivamente como una opción de “último recurso”. Estipula tres criterios, todos los cuales tienen que ser cumplidos para que puedan ser recetados antidepresivos.

Dos de ellos son claros:

  • Solo si al chico se le ha diagnosticado depresión clínica de moderada a grave.
  • Solo si se puede demostrar que la prescripción ha sido precedida por al menos 3 meses de “terapia interpersonal específica” que ha resultado ineficaz.

El tercero, sin embargo, es un tanto polémico: los facultativos no pueden recetar ninguno de los antidepresivos ISRS [Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina] disponibles (como Citalopram, Sertralina o Seroxat) con la excepción irracional de la Fluoxetina (conocida como Prozac). Esta decisión se remonta a la evidencia proporcionada por la compañía Eli Lilly, que más tarde se reveló como fraudulenta por uno de los que ayudó a ejecutar ese fraude. John Virapen, en su libro Side Effects: Death (Confessions of a Pharma-insider), [Efectos Secundarios: Muerte. Confesiones de un Arrepentido de la Industria Farmacéutica] afirmaba que “la Fluoxetina no se analizó en niños en los estudios clínicos que se llevaron a cabo con anterioridad a su aprobación.”

No existe ninguna evidencia válida independiente que demuestre que la Fluoxetina de Eli Lilly es “más segura” para los niños que, digamos, la Sertralina de Pfizer. Sería como comparar el valor nutricional de tabletas de chocolate equivalentes fabricadas por Cadbury o Rowntree.

Si NICE aceptase que los peligros de recetar Fluoxetina son los mismos que los de recetar todos los otros antidepresivos ISRS, entonces no habría ninguna buena razón para recetar antidepresivos a los niños. Pero los planteamientos de NICE son meramente remitidos a la MHRA [Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud del Reino Unido], una agencia reguladora totalmente financiada por y parcialmente provista de personal de la industria farmacéutica.

Se puede comprobar en los resúmenes a continuación que, en todos y cada uno de los casos, al menos uno de los criterios estipulados por NICE fue completamente ignorado por facultativos que supuestamente estaban cuidando de los chicos. Es especialmente preocupante que muchos de los chicos estaban siendo tratados no solo por sus médicos de cabecera, sino también por los Servicios de Salud Mental Infantil y Juvenil (CAMHS). Los que trabajan para CAMHS son considerados como especialistas en el campo de la salud mental infantil, y sin embargo, una y otra vez, o no son conscientes de o eligen ignorar los protocolos del NICE.

En noviembre de 2012 la estudiante de 14 años Amy El-Keria utilizó una bufanda para ahorcarse en el Priory [cadena de hospitales psiquiátricos del Reino Unido actualmente propiedad de la estadounidense Acadia Healthcare] de Ticehurst en Sussex. Amy había recibido tratamiento por Síndrome de Tourette y por TDAH en el hospital desde agosto, tras haber sido derivada por su médico de cabecera. Mientras estuvo allí fue atada y sedada a la fuerza con medicación en más de una ocasión. El último incidente ocurrió el día antes de su muerte, cuando Amy fue inmovilizada por 5 miembros del personal durante 15 minutos y oralmente sedada. Más de 2 años después, un informe de la organización benéfica INQUEST puso de manifiesto diversos problemas con el tratamiento de Amy. En el proceso judicial de causa de muerte de Amy, que finalmente se completó en junio de 2016, el jurado consideró que el Priory había contribuido a su muerte por negligencia.

Una noche de octubre de 2015 el estudiante de 15 años Harley Tobias cogió el coche de su madre sin su permiso en su casa en St Albans. Sobre las 2 de la madrugada Harley conducía el Vauhall Astra a 110 kph en una calle residencial cuando se estrelló contra una autocaravana que estaba aparcada. Harley fue llevado rápidamente al hospital, donde murió al día siguiente. En el proceso judicial se formularon preguntas sobre la atención de salud mental que había recibido. En marzo de 2013 fue derivado al CAMHS por TDAH y problemas de ansiedad. No hubo ningún seguimiento médico posterior hasta que en enero de 2015 fue derivado de nuevo por su médico de cabecera tras haber sufrido problemas adicionales, incluido no poder dormir. En los meses anteriores a su muerte, tras la segunda derivación, a Harley le recetaron medicación para aliviar los síntomas del TDAH, y ayudarle a dormir por la noche.

Jay Matthews, de 16 años, estudiante superdotado de Scartho en Lincolshire, murió en septiembre de 2015. En el proceso judicial en julio de 2016 la madre de Jay, Tracey, declaró que le habían diagnosticado trastorno obsesivo-compulsivo. Tenía dificultades para mirar a la gente a los ojos y le molestaban el ruido y las multitudes. Le recetaron antidepresivos. El 7 de septiembre un psiquiatra del CAMHS local vio a Jay después de que Tracey llamara porque Jay había dejado de tomar la medicación. En la visita Jay accedió a volver a tomar la medicación con una dosis nueva. La tarde siguiente, sin embargo, Jay se ahorcó en su habitación. Tras la muerte de Jay el CAMHS elaboró un informe exculpatorio. En el proceso judicial Tracey culpó al CAMHS por su falta de comunicación. Le informaron que “expertos de salud mental” decían que era fundamental mantener la confidencialidad de los paciente para asegurar el compromiso de estos con su tratamiento, y en el caso de Jay, para asegurar que tomaría su medicación antidepresiva. En su conclusión el juez forense observó “la inexistencia de historial de autolesiones o de sospecha alguna de intención de suicidio” y añadió: “Me tranquiliza saber que la Sra. Matthews piensa insistir para resolver cuestiones relacionadas con el informe.”

En julio de 2015 Tom Gallagher fue hallado ahorcado en un parque cerca de su casa en Bury, Manchester Norte. Era un estudiante de 16 años de quien se esperaban notas extraordinarias en los exámenes que acababa de hacer para el Certificado General de Educación Secundaria. A principios de año le diagnosticaron trastorno obsesivo-compulsivo y psicosis y estuvo ingresado 2 semanas en una unidad residencial de salud mental. Le dieron el alta como paciente de bajo riesgo o de ningún riesgo bajo la supervisión del CAMHS local. En algún momento de su tratamiento a Tom le recetaron medicación. En el proceso judicial en agosto se declaró que Tom ahora estaba triste ahora estaba contento, y que 13 días antes de su muerte había enviado un mensaje a un amigo que decía: “Hace meses que no me sentía así de suicida y ahora siento que no tengo a nadie a quien acudir.” La tarde de su muerte Tom había salido a dar un paseo, pero nunca volvió. Su padre llamó a la policía, pero no fue hasta la mañana siguiente que Tom fue hallado por un transeúnte.

En julio de 2016 Beth Gleave, de 17 años, fue hallada ahorcada en un árbol  en el parque de Moel Famau en Gales del Norte. En el proceso judicial su madre, Kathryn, declaró que fue derivada al CAMHS tras haber desarrollado problemas emocionales cuando tenía 13 años. Añadió: “12 meses después sintió que necesitaba ayuda de nuevo. Su médico de cabecera le recetó antidepresivos y estuvo mejor durante un tiempo pero me dijo que necesitaba aumentar su medicación. Estaba bastante afectada por la reciente ruptura de una relación. No creo que hubiera un desencadenante. Simplemente creo que estaba profundamente deprimida.” El juez forense John Gittins emitió un veredicto de suicidio y le dijo a la familia: “Algunas personas toman las decisiones correctas, algunas las incorrectas, pero vosotros estuvisteis ahí para ella de principio a fin.

Billy Plowman, de 17 años, era un músico con talento, que estudiaba en la prestigiosa Academy of Contemporary Music en Guildford, Surrey. Sin embargo, Billy dejó los estudios porque los encontraba estresantes. Billy no le dijo esto a su padre, a quien visitaba cada dos fines de semanas tras la ruptura del matrimonio de sus padres. En el proceso judicial en diciembre se pudo escuchar que, en junio de 2016, Billy volvió de una de esas visitas a su casa en Oxted habiendo cogido una escopeta sin que su padre lo supiera. Más tarde esa noche Billy salió de casa de su madre y fue en coche hasta un sitio aislado donde se disparó un tiro en la cabeza. El tribunal fue informado de que “Billy había recibido tratamiento desde 2013 y había sido diagnosticado con síntomas de ‘espectro autista’.” Tras una sobredosis 5 meses antes de su muerte, estaba viendo a un psicólogo del CAMHS. In informe toxicológico reveló que Billy había estado tomando antidepresivos.

John Partridge, de 17 años, era un estudiante popular y un músico con talento que tocaba varios instrumentos. Con anterioridad le habían diagnosticado trastorno de espectro autista y con dificultades de aprendizaje leves, y tomaba antidepresivos recetados por se médico de cabecera. Poco antes de su muerte en marzo de 2014 John tomó una sobredosis de pastillas y se cortó las venas con una cuchilla. Le llevaron al hospital en Plymouth, y le atendieron en la unidad de evaluación médica. Se quedó en el hospital esa noche tras haber sido identificado por un especialista de tener alto riesgo de autolesiones ulteriores. A la mañana siguiente se escapó del hospital y llamaron a la policía para que le trajeran de vuelta. El plan era derivarlo a un psiquiatra con vistas a hacerle un ingreso forzoso bajo la Mental Health Act [Ley de Salud Mental]. Sin embargo, al ser fin de semana el equipo domiciliario del CAMHS no estaba disponible. El sábado por la mañana Josh fue visitado por un médico residente y por un enfermero de salud mental, que concluyeron que estaba suficientemente bien para darse el alta él mismo y que no estaba en riesgo de autolesiones inminentes. El domingo Josh salió de casa de sus padres y fue hallado más tarde ahorcado en un bosque. En una declaración leída en el proceso judicial la madre de Josh, Sandy, había escrito: “Nunca deberían haberle dado el alta a Josh – su muerte fue evitable. Era un joven especialmente vulnerable que cayó víctima del sistema de salud. A pesar de su historial de problemas de salud mental nuestro hijo adolescente pudo darse el alta de de la atención de profesionales.  Josh fue evaluado como un adulto, tratado como un adulto, y finalmente le dieron el alta como a un adulto, cuando de hecho era un joven sensible e indefenso, menor de 18 años,  que representaba un alto riesgo para él mismo.”

El estudiante de bachillerato Joseph Barber, de 17 años, era conocido por su extraordinario talento de diseñador y programador informático. En febrero de 2016 murió al ser arrollado por un tren justo después de la medianoche cerca de Hinton Admiral en New Forest. En el proceso judicial en junio la madre de Joseph dijo que su novia quería dejar la relación temporalmente porque creía que el consumo de marihuana de Joseph se estaba convirtiendo en un problema. El tribunal también escuchó a un psiquiatra, que dijo que Joseph estaba deprimido y tenía pensamientos suicidas. Su declaración de que Joseph estaba “recibiendo tratamiento psiquiátrico” puede con toda probabilidad querer decir que le habían recetado antidepresivos. El juez forense emitió una conclusión de muerte por suicidio, añadiendo: “A pesar de lo que Joe pudiera pensar, el mundo no es un sitio mejor sin él. No puedo pensar en nadie que sea personalmente responsable de la muerte de Joe. Esta fue su decisión, solo suya.

En diciembre de 2015 el estudiante de 17 años Reece Burrowes fue hallado ahorcado en un parque cerca de su casa en South-East Londres. En el proceso judicial en mayo se declaró que, tras autolesiones leves, Reece consultó con su médico de cabecera. Tras su muerte, la madre de Reece, Tracey, escribió: “En la segunda visita el médico le recetó Sertralina 50mg, sin ni siquiera considerar terapia de ningún tipo y sin nuestro conocimiento. Los prospectos claramente indican que cualquier persona que empiece a tomar antidepresivos debería ser vigilado de cerca. ¿Cómo iba a ser eso posible si ni siquiera fui informada? Después de tomar esas pastillas durante 7 días se suicidó… He descubierto que durante la última semana de su vida sufrió muchos síntomas de acatisia… Creo firmemente que Reece todavía estaría con nosotros si el médico no le hubiera recetado Sertralina cuando todo lo que Reece necesitaba era terapia para superar problemas cotidianos de adolescentes.

En agosto de este año, Brandon Singh Rayat, de 15 años, se ahorcó en su casa en Leicester. El proceso judicial de causa de muerte está por celebrarse, pero durante la Semana Anti-Bullying, la madre de Brandon, Mina, habló del bullying que Brandon sufrió en el instituto, y de sus trágicas consecuencias. En abril Brandon se negó a ir al instituto. El administrativo encargado del control de asistencia dijo que la salud de Brandon debía ser abordada antes de que volviera al instituto. Fue derivado al CAMHS, y diagnosticado de “reacción de estrés grave en el contexto de bullying”.  Durante los meses siguientes Brandon hizo varias amenazas e intentos de suicidio. Su comportamiento en casa también empeoró, y  tenía mas ansiedad. Mina dijo que “Brandon tomaba antidepresivos, pero la dosis iba en aumento, y cada vez que se la aumentaban, parecía estar peor. Le dijo al psiquiatra que le venían imágenes de que se ahorcaba.” Mina continuó: “Dos meses antes de que Brandon se suicidara empezó a repartir sus pertenencias y su dinero… Se merecía un tratamiento mejor. Ojalá ningún otro padre tenga que pasar por lo que he pasado yo.

En los informes de procesos judiciales que he resumido a continuación no hay, a primera vista, pruebas de que antidepresivos o algún otro tipo de psicofármaco hayan sido prescritos. En cada caso, sin embargo, el menor había estado recibiendo algún tipo de tratamiento por parte de profesionales médicos en o antes del momento de su muerte. En la mayoría de los casos, como mínimo una parte del tratamiento del menor fue proporcionado bajo los auspicios del Servicio de Salud Mental Infantil y Juvenil (CAMHS).

El proceso judicial de causa de muerte del estudiante de 14 años Leo Street, de East Yorkshire, tuvo lugar en enero. Fue hallado ahorcado en casa en agosto del año anterior. Tras mostrar problemas de comportamiento Leo había sido derivado al CAMHS, pero le dieron el alta. Leo también había tenido acné grave y en el proceso judicial se informó de que sus padres quisieron probar remedios herbales porque la medicación que le recetaron no le estaba ayudando. Medicaciones como Roaccutane y Dianette han sido relacionadas con la depresión e incluso el suicidio.

La estudiante de 15 años Amber Jackson fue arrollada por un tren cerca de su casa en Southampton en septiembre de 2015. En el proceso judicial se informó de que había estado preocupada por los exámenes finales y que había estado mirando una página web pro-suicidios desde los ordenador del instituto. Aunque los medios de comunicación no mencionan ningún tipo de medicación, en el proceso judicial se informó de que Amber había “buscado un psicólogo para depresión.”

En septiembre de 2015, el primer día del curso escolar, Dylan Edwards, de 15 años, de Wantage, tomó una sobredosis de paracetamol. Fue derivado al CAMHS, donde le diagnosticaron “varios síntomas biológicos de depresión.” El talentoso músico fue hallado ahorcado en su habitación el mes siguiente, un día que no había clases por ser una jornada de formación del profesorado.

En agosto de 2014 Christopher Brennan de 15 años fue hallado en un lavabo del Hospital Psiquiátrico Bethlem en Londres. Murió más tarde por los efectos de la asfixia. Seis semanas antes había sido ingresado en este hospital psiquiátrico porque tanto su familia como el CAMHS local se encontraban incapaces de mantenerle a salvo estando en casa. En el proceso judicial el juez forense dictaminó que “en su muerte contribuyó la negligencia.” Durante la permanencia de Christopher no se llevó a cabo una evaluación de riesgos, no había un plan de atención y además se le permitió el acceso a instrumental del hospital que utilizó para autolesionarse.

Joe Southam, estudiante de 15 años de Derbyshire, sufría de ansiedad y depresión relacionadas con insomnio. En julio de 2014 murió en casa tras tomar un cóctel de medicamentos y alcohol. En los meses previos a su muerte Joe había estado comprando una variedad de medicamentos a través de Internet. Durante este tiempo había estado asistiendo a sesiones voluntarias con el CAMHS, y su abuso de medicamentos era bien conocido por su médico de cabecera y su familia. En el proceso judicial en mayo el juez forense dijo que: “A su muerte en parte contribuyeron varias agencias con las cuales tuvo contacto, que no reconocieron que era un chico que corría peligro y consecuentemente, a pesar de un número significativo de oportunidades para hacerlo, no realizaron una derivación de protección. Como resultado no se llevaron a cabo medidas efectivas para protegerle de todo daño.

En el proceso judicial de causa de muerte en septiembre Jordan Woonton de 15 años fue descrito como “un chico con necesidades complejas“. Aunque era originariamente de Nottingham el entusiasta futbolista y guitarrista fue ingresado en un centro de acogida para menores en Cardiff. En junio de 2012 fue hallado ahorcado en su habitación. La madre de Jordan explicó en el proceso judicial que Jordan la llamaba y le decía que estaba muy infeliz. Añadió que “el sistema le falló” a su hijo. El centro de acogida fue clausurado en diciembre de 2012.

El 17 de mayo el estudiante de 15 años Luke Barzewicz-Dower fue a su instituto en Pembrobe pero no asistió a clases. Un amigo le vio durante el patio y dijo que estaba “feliz y bien“. Sin embargo, en algún momento durante esa mañana Luke se ahorcó en el bosque de delante del instituto.  En el proceso judicial se explicó que a Luke le había afectado profundamente la muerte de su abuela, a quien había ayudado a cuidar durante un largo tiempo. Tras la muerte de su abuela Luke empezó a autolesionarse y le pusieron bajo los cuidados del CAMHS.

En junio de 2013 Malika Sawyer de 15 años se ahorco en el lavabo de su instituto en Greenwich. En el proceso judicial en febrero se leyó un fragmento del diario de Malika: “A veces desearía que simplemente todo el mundo me dejara en paz, incluso yo misma. Creo que soy demasiado para todo el mundo.” Durante el proceso judicial se pudo saber que varias agencias habían estado involucradas en su cuidado incluyendo los servicios sociales, el psicólogo escolar y el CAMHS, quienes no consideraron que realmente tuviera tendencias suicidas. El juez forense cuestionó “si demasiadas personas habían estado implicadas en su cuidado y si una plétora de personas es el mejor enfoque en todos los casos“.

Tras decirle a su madre que se sentía triste y que se había autolesionado Anthony Thompson de 16 años de Golborne, Greater Manchester, vio a su médico de cabecera en junio quien le derivó al CAMHS. En agostó vio a un trabajador social quien le diagnosticó de estar “en grave peligro de sufrir ansiedad y depresión.” Le dieron la siguiente visita para octubre, pero fue hallado ahorcado de su multiestación de musculación en su habitación a finales de septiembre. En el proceso judicial en enero tanto la madre como la hermana de Anthony dijeron que no sabían si Anthony había tenido intención de quitarse la vida, y el juez forense se decidió por un veredicto de ‘misadventure‘ [muerte imprudente?]

En noviembre de 2015 George Bray, estudiante de 16 años de Lincolnshire fue hallado por su padre ahorcado en casa. El padre de George explicó durante el proceso judicial de causa de muerte que en septiembre la novia de George había roto su relación. Debido al bajo ánimo de George su padre le pidió visita con el médico de cabecera, y a esta le siguió una visita con una psicóloga del equipo de salud mental infantil y juvenil. La psicóloga explicó en el proceso judicial que no se enteró hasta casi 6 meses después que el servicio de salud mental no había concertado una visita de seguimiento, y para entonces George había acabado con su vida.

El estudiante de 16 años Lewis Barton fue descrito en el proceso judicial de causa de muerte en mayo como “un adolescente preocupado que fumaba marihuana con asiduidad a quien le preocupaba el futuro.” En octubre de 2015 su padre le llevó al médico de cabecera porque Lewis estaba irritable. Aunque nunca había sido violento, Lewis se enfadaba y golpeaba paredes y puertas. El médico de cabecera derivó a Lewis al CAMHS para que le proporcionaran apoyo y orientación, pero se negaron, diciendo que debía buscar ayuda de los servicios para estudiantes de su instituto. En diciembre Lewis se ahorcó en el jardín de su casa en Wigton, Cumbria. Emitiendo un veredicto de suicidio el juez forense dijo: “Me es difícil saber hasta qué punto su consumo de marihuana pudo haberle afectado. Parece perfectamente posible con una droga psicotrópica como esta.

Cuando tenía 12 años Anielka Jennings tuvo una embolia, lo que la dejó con problemas de personalidad y comportamiento y ánimos extremos. Aunque había estado al cuidado de varias agencias, se ahorco en su casa en Gloucester en febrero de 2015, a la edad de 17. Tras el proceso judicial de causa de muerte la juez forense presentó un informe en el que criticaba el hecho de que ninguna de las agencias se hizo responsable del cuidado de Anielka cuando su estatus de Protección a la Infancia se le acabó a la edad de 16 años. En ese momento las agencias no se comunicaron entre ellas, lo que llevó a que no se le proveyera de un plan estructurado de atención.

El estudiante de 17 años Fionn Cullen, de Bolton, fue hallado ahorcado en su habitación en septiembre. En enero había ido a ver a su médico de cabecera y le había dicho que “quería sentirse feliz y quería ayuda con su estado de ánimo bajo“. Le derivó al CAMHS, donde se visitó en enero y mayo, acompañado de su familia.  En julio le dieron el alta del CAMHS tras “haber mejorado su estado” y al “no haber habido pensamientos recientes de autolesionarse“.

Como los medios de comunicación no publican la mayoría de los suicidios de niños y adolescentes, los resúmenes de más arriba representan los procesos judiciales de causa de muerte de solo un pequeño número de los chicos que se han quitado la vida en Inglaterra y Gales. Leyendo los informes de las muertes evitables de estos chicos, se puede ver que en cada caso intervino como mínimo un profesional médico. Y sin embargo, si es que la medicación psiquiátrica se menciona en el proceso judicial, es normalmente bajo la instigación de un familiar afligido.

Hay que preguntarse por qué jueces forenses y otros profesionales experimentados que deberían conocer el Protocolo de NICE parecen conformes con que se incumpla, a menudo el precio más alto siendo pagado por los chicos a quien la medicación les es mal-prescrita.

Durante 2015, procesos judiciales de causa de muerte publicados en los medios de comunicación también incluyeron los de: Matthew Wooby (12), Daniel Clarke (14), Matthew Brittan (14), Saima Kaduji (14), Harry Gray (15), Iain Thornton (15), Morgan Dodds (15), Emily Stickells (16), Hannah Blowers (16), Luhana Barros (16), Rasmus Barlow (16), Ryan Hart (16), Helena Markey (17), Jack Susianta (17), Jo Hipkiss (17), Jonathan Jones (17), Natasha Frodsham (17), Patrick Woosey (17) y Weronika Stepien (17).

Procesos judiciales que se han abierto pero todavía no han sido completados incluyen los de: Charlotte Baron (14), Joshua Jones (15), Josie James (15), Kieran Ash (15), James Doherty (16), Lee Ridgway (16) y William Thomas (16).

Otros jóvenes cuyos procesos judiciales de causa de muerte en 2015 revelaron que habían perdido la vida después de tomar antidepresivos son:  Alex Daniel, Charley Marks, Edward Dinsmore, Edward Mallen, Harriet Philo-Powell, Heather Blower, Mara Nunes, Rebecca Haley y Siani Benson-Wills (todos de 18 años), y Alex Thompson, Ebony Matthews, Haakon Bloomfield, Jake Foxall, Jodie Turton y Tyler Smith (todos de 19 años).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s