¿La medicación psiquiátrica mató a Carrie Fisher? Medicación bipolar y enfermedad cardíaca

Carrie Fisher: Medicación bipolar y enfermedad cardíaca. ¿La medicación psiquiátrica mató a Carrie Fisher? Mezclar antipsicóticos y antidepresivos multiplica por 5-18 la mortalidad.

Corinna West @CorinnaWest vía @Mad_In_America
31 de diciembre, 2016
Carrie Fisher: Bipolar Meds and Heart Disease

Carrie Fisher murió recientemente de un ataque al corazón a la edad de 60 años. Aquí hay una pregunta importante. ¿Es ella uno de los ejemplos que explica por qué nuestra comunidad tiene una esperanza de vida 25 años inferior? ¿Qué probabilidad existe de que su infarto fuera causado por su medicación psiquiátrica? ¿O de que su medicación psiquiátrica aumentara el riesgo de muerte una vez que sufrió el ataque al corazón? Bien, la respuesta es: tenía como mínimo 5 veces más riesgo de muerte durante un infarto de miocardio que la población general.

Los datos de la European Heart Journal lo muestran:

18-fold-chart

Podemos mirar con más atención sus factores de riesgo, y cómo estos datos afectan a cualquier otra persona que toma medicación psiquiátrica. Empecemos con el informe de morbilidad y mortalidad en personas con una enfermedad mental grave NASMPD (link). Este es el famoso informe que explicaba que las personas con etiquetas de enfermedad mental “grave” mueren 25 años más jóvenes. ¿Habéis leído el informe? Deberíais. Son 87 páginas de datos realmente sólidos. Muchos de ellos son de hecho buenas noticias que muestran que cambios de estilo de vida muy pequeños conllevan una gran reducción de riesgos. Como si tienes un sobrepeso de 36 kilos, solo con que pierdas 4.5 kilos se reduce tu riesgo a la mitad. Los cambios no tienen que ser enormes, lo cual es muy alentador. Solo 10 minutos al día de actividad física modera reduce tu riesgo a la mitad.

Estas “buenas noticias” son importantes para las personas con etiquetas de enfermedad mental, pero tenemos que ser honestos sobre los riesgos de las medicaciones psiquiátricas también. Hemos producido una generación entera de Campañas de Bienestar como la campaña 10X10 de la SAMHSA [Administración para el Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental por sus siglas en inglés] que se suponía que en el espacio de 10 años iba a incrementar en 10 años la esperanza de vida de nuestra comunidad. Pero ignoraron el problema de la medicación psiquiátrica (link), el enorme elefante en la habitación que todos hacen como que no está.

Aunque incluso el informe NASMHPD original reconocía que las medicaciones psiquiátricas podían incrementar el riesgo de muerte. En la página 6 dice:

Sin embargo, con el tiempo y la experiencia se ha visto que los antipsicóticos de segunda generación están más altamente asociados con el aumento de peso, la diabetes,  la dislipidemia, la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico y la superioridad de su respuesta clínica (con la excepción de la clozapina) ha sido cuestionada. Otras medicaciones psicotrópicas que están asociadas con el aumento de peso también podrían ser motivo de preocupación.

Para aquellos que no estén acostumbrados a leer el lenguaje de la Administración, esto es lo que la cita dice:

1. Los nuevos antipsicóticos provocan aumento de peso, diabetes, y otros factores de riesgo asociados con enfermedades cardíacas.

2. Los nuevos antipsicóticos ni siquiera funcionan mejor que los antiguos; cualquier diferencia declarada han sido básicamente mentiras de marketing (link).

3. Algunos de estos fármacos producen un aumento de peso enorme, el informe NASMHPD muestra un aumento de 30 kilos en un año que se pierde tan pronto como la persona deja de tomar los fármacos.

morbity-mortality-screen-shot

Así que los datos demuestran que los psicofármacos incrementan 4 de los 5 principales factores de riesgo normales para enfermedades cardíacas: aumento de peso, diabetes, colesterol alto, e incluso fumar (ya que ayuda a aliviar la insensibilidad causada por las medicaciones). Pero todavía más fascinante es un estudio que muestra que además de todos los factores de riesgo tradicionales causados por los fármacos, tomar el fármaco es un factor de riesgo en sí mismo

Este es un estudio de investigación muy claro publicado en la Revista Europea del Corazón (link) que estudió a un gran grupo de personas que habían sufrido incidentes cardíacos y miraron si vivieron o murieron, y qué fármacos estaban tomando en ese momento. Este estudio confirma que combinar antidepresivos con antipsicóticos antiguos multiplica por 18 las posibilidades de morir durante un evento cardíaco. Combinar antidepresivos con cualquier antipsicótico multiplica por 5 el riesgo relativo de muerte durante un incidente cardíaco.

Podemos comparar los 5 factores de riesgo tradicionales con el factor de riesgo añadido inducido por los fármacos combinando los datos del NASMHPD con los de la Revista Europea del Corazón, como se muestra a continuación:

cardiac-risk-factors-2

Las personas que toman antidepresivos y antipsicóticos juntos (como posiblemente Carrie Fisher) tienen 16 veces más posibilidades de morir durante un incidente cardíaco.

Para poner esto en perspectiva, Vioxx fue retirado del mercado por un incremento de 2 veces (enlace) en el riesgo relativo de derrame cerebral y de infarto, y podría haber matado entre 50.000 y 80.000 personas durante su tiempo en el mercado. ¿Cuántos ataques al corazón están siendo causados por cócteles de psicofármacos? Bien, vamos a hacer números.

Según Medco (link), el 17% de adultos de Estados Unidos toman psicofármacos (26% de mujeres estadounidenses!), y casi un 10% de niños estadounidenses. Redondeando para que sea más sencillo digamos que esto es 20% de la población de Estado Unidos, y que 1/3 de ellos toman cócteles de varios fármacos. Empezaremos tomando en consideración los factores de riesgo estándar causados por el consumo de medicaciones: fumar, diabetes, colesterol alto e índice de masa corporal alto. Cada factor de riesgo aislado aproximadamente dobla el riesgo de ataque al corazón, y combinados es peor.

  • 1 factor de riesgo = doble el riesgo
  • 2 factores de riesgo = 4 veces el riesgo
  • 3 factores de riesgo = 6 veces el riesgo
  • 4 factores de riesgo = 10 veces el riesgo

Así que, vamos a suponer, en aras del cálculo, que del 7% de la población de Estados Unidos que toman cócteles de psicofármacos, cada persona tiene 2 factores de riesgo, y que uno está causado por situaciones de la vida, y que el otro está causado por los psicofármacos. Según la Asociación Americana del Corazón, la incidencia de paro cardíaco extrahospitalario por 10.000 adultos es de 10,1 para afroamericanos, 6,5 para hispanos y 5,8 para blancos. Ya que los afroamericanos son el 12% de la población de Estados Unidos, los hispanos el 16% y los blancos el 65%, el riesgo cardíaco agregado es:

(,12 X 10,1) + (,16 X 6,5) + (,65 X 5,8) por 10.000 = 6,022 por 10.000

Así que, 20% de la población de Estados Unidos está tomando psicofármacos X doble de riesgo causado por los fármacos X 308 millones de población X 6, 022 infartos por 10.00 =

74.191 infartos extra al año

Pero esperad, todavía hay más; no solo hay infartos extra, hay muertes extra durante los infartos. Estamos hablando de aumentos de 5 veces y de 18 veces en muertes durante eventos cardíacos. Pues bien, la Asociación Americana del Corazón informa que 326.200 personas sufrieron un paro cardíaco extrahospitalario en los Estados Unidos en 2011 (link). En su página web, basado en los datos del Consorcio de Resultados de Reanimación, la tasa de supervivencia después de casos de un primer ritmo de fibrilación ventricular presenciados por transeúntes es de 53.3%. Pero esta tasa es de 5 a 18 veces más baja para las personas que toman cócteles de psicofármacos. Así que digamos 10% de tasa de supervivencia, o 90% de muertes para aquellos que toman cócteles de medicaciones.

Del primer cálculo, 74.191 infartos X 90% de tasa de muerte X 50% de personas que toman cócteles de medicaciones =

33.386 muertes extra al año

Este cálculo se puede verificar con un conjunto de datos diferente. Por ejemplo el informe NASMHPD (p.13) cita un estudio de Massachusetts que muestra que las personas con diagnósticos de enfermedad mental “grave” tenían una tasa de mortalidad por enfermedad cardíaca 6,6 veces más alta que la población general. El porcentaje de personas con diagnósticos de enfermedad mental “grave” es aproximadamente de 2-5% dependiendo de que informe uses.

Así que, de nuevo,

308 millones de población de Estados Unidos X 2% de enfermedad mental “grave” X 6,6 veces mortalidad más alta X 6,02 por 10.000 de tasa de mortalidad normal = 24.474 muertes extra al año (con un conjunto de datos diferente)

De cualquiera de las dos maneras estamos hablando de muchas personas que mueren por sus medicaciones psiquiátricas. Y Carrie Fisher bien podría haber sido una de ellas.

El artículo de la investigación de la Revista Europea habla en profundidad de por qué este riesgo es tanto más alto. Habla de cómo los propios fármacos causan arritmias. Menciona que las personas que toman benzodiacepinas, que no causan arritmias, no mostraron un elevado riesgo de muerte. Menciona que las personas que toman medicaciones psiquiátricas tienen muchas más probabilidades de sufrir un infarto de noche que durante el día, cuando hay menos personas presentes con desfibriladores a mano. O, en el caso de Carrie Fisher, que sufrió un incidente cardíaco en un avión, con un retraso en el acceso a ayuda.

El estudio incluso menciona que es probable que sean los fármacos, y no la “enfermedad mental”, los que causan el incremento en la tasa de mortalidad:

El uso de fármacos cardiovasculares, como la aspirina, de medicación betabloqueante, y de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, era menos frecuente entre las víctimas de paros cardíacos. Sin embargo, la diferencia en el uso de medicación psicotrópica, que era el punto central de este estudio, siguió siendo significativa tras el ajuste por el uso de otras medicaciones y por otras variables de confusión.

Estudios previos han demostrado que los trastornos mentales aumentan el riesgo de mortalidad cardiovascular en 3-7, pero no se ha establecido con claridad si los trastornos psiquiátricos, como la depresión o la esquizofrenia, predisponen al sufrimiento de eventos cardiovasculares o si modifican el resultado durante dichos eventos. Los resultados actuales respaldan la segunda propuesta, ya que se descubrió que los sujetos que tomaban fármacos psicotrópicos tenían un riesgo más alto de morir durante un evento coronario, siento la arritmia fatal la causa más probable de paro cardíaco durante el evento isquémico. Este concepto está también respaldado por estudios que demuestran que la depresión aumenta específicamente el suceso de paros cardíacos pero no de eventos cardíacos no fatales.

Hay otras lecciones importantes que tener en cuenta de estos datos:

1. Fumar solo aumenta el riesgo cardíaco en 2 veces, mientras que cualquiera de las categorías de psicofármacos lo aumentan de 2 a 8 veces. En otras palabras, fumar es 4 veces más seguro que los antipsicóticos antiguos. Y es 2 veces más seguro fumar que tomar cualquier antipsicótico, incluido los más nuevos.

2. Ninguno de los factores de riesgo tradicionales (1,5 a 2,5) es tan alto como el factor de riesgo de tomar cualquier tipo de antipsicótico (4,5).

3. Combinar antipsicóticos y antidepresivos es más peligroso que fumar más diabetes más tener un índice de masa corporal alto más tener un colesterol alto. En otras palabras, las medicaciones de las que Carrie Fisher hablaba abiertamente (link), podrían haberle producido casi el doble de riesgo cardíaco  que todos los factores de riesgo tradicionales. Combinados.

4. En general, el uso de medicación psiquiátrica (que nadie ha estado dispuesto a abordar como factor de riesgo) es mucho más peligroso que los factores de estilo de vida tradicionales. Y sin embargo, ¿qué factores ha estado dispuesto a abordar el sistema de salud mental?

Debemos abordar estos datos mucho más atentamente si queremos acabar con las muertes cardíacas entre personas con etiquetas de enfermedad mental. No se puede simplemente producir campañas de bienestar de “culpar a la víctima” que se centran en aspectos de estilo de vida. Si realmente se quieren abordar las discrepancias de esperanza de vida y las muertes prematuras, es necesario apuntar hacia la reducción del uso de psicofármacos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s