Los chicos perdidos 2015

El objetivo de @AntidepAware es crear conciencia sobre los peligros de los antidepresivos. En 2009 su hijo, quien no había sufrido de depresión en toda su vida, fue a ver a su médico por insomnio relacionado con estrés laboral. Le recetó Citalopram y en unos días se había quitado la vida. En el juicio de causa de muerte el juez forense descartó el suicidio y nombró al fármaco Citalopram como “causa posible”. Desde 2013 lleva una página web en la que recoge casos de suicidio relacionados con antidepresivos en Inglaterra y Gales desde 2003. Hay más de 5.000.

AntiDepAware
The Lost Children 2015
1 de enero de 2016

Exactamente hace un año escribí un artículo titulado Los chicos perdidos, en el que resumía varios procesos judiciales de causa de muerte que había leído durante 2014. En cada uno de ellos se informaba de que a los chicos se les habían recetado antidepresivos antes de que se quitaran la vida.

También incluí otros procesos judiciales en los que no había ninguna información específica de prescripción de antidepresivos, aunque parecía probable que la medicación psiquiátrica podía haber tenido relación. Lo que todas estas muertes tenían en común, sin embargo, era que en cada uno de los casos el menor había estado recibiendo tratamiento de profesionales médicos en o antes del momento de su muerte.

NICE-CG28-1Como introducción, cité en detalle el NICE Clinical Guideline 28 [Protocolo Clínico 28 de NICE, Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica], que establece tres criterios, todos los cuales tienen que ser cumplidos si se va a prescribir antidepresivos a menores de 18 años.

Estos pueden resumirse en:

  • Solo si el antidepresivo a ser recetado es la Fluoxetina.
  • Solo si el menor ha sido diagnosticado de depresión clínica de moderada a severa.
  • Solo si se puede demostrar que la prescripción ha sido precedida por un mínimo de 3 meses de “terapia interpersonal específica” que ha resultado inefectiva.

Dicho de otra manera, debido al riesgo de comportamiento suicida, NICE considera la prescripción de antidepresivos a menores como una opción absolutamente de “último recurso“.

En agosto del año pasado, se puso en contacto conmigo una organización de Derechos Humanos, solicitándome autorización para utilizar Los chicos perdidos como parte de una propuesta para el Comité de los Derechos del Niño de la ONU en Ginebra. Parece ser que el Comité de los Derechos del Niño tiene pensado discutir la medicalización de los niños este año.

Desde entonces he añadido “2014” al título de mi artículo original, en preparación para el resumen de la siguiente selección de informes de procesos judiciales de causa de muerte en Inglaterra y Gales en 2015 en los que a los chicos se les habían recetado antidepresivos antes de que estos se quitaran la vida:

AshleighBowesAshleigh Bowes tenía solo 14 años cuando tomó una dosis mortal de “un fármaco utilizado para tratar la ansiedad” en su casa en Cheshire en agosto de 2014. En octubre de 2015, en el proceso judicial se declaró que los problemas de Ashleigh empezaron la noche de Halloween de 2013 cuando tuvo una “crisis” al estar a punto de salir de casa. Le dijo a su madre que voces en su cabeza le estaban “diciendo que no comiera.” El mes siguiente su médico de cabecera la derivó al Priory [hospital psiquiátrico privado en Londres] para tratamientos de trastorno alimentario y depresión. Se visitaba en el hospital para sesiones de psicoterapia periódicas y fue en febrero de 2014 que le recetaron antidepresivos por primera vez. El Priory le dio el alta en agosto de 2014 después de una revisión. Dos semanas más tarde escribió una nota a unas amigas que dijo se habían burlado de su anorexia. Murió esa misma noche. El juez forense Alan Moore emitió un veredicto de suicidio y dijo: “…soy del parecer que nada de lo revelado en la investigación es motivo de preocupación en cuanto a que exista un riesgo de otras muertes en el futuro.

JadeKosanlavit1En noviembre de 2014, Jade Kosanlavit (15) se tiró a las vías del tren en la estación de Port Sunlight en El Wirral. Seis semanas antes de morir Jade había tomado una sobredosis de paracetamol. Entonces le recetaron Fluoxetina, que tomó hasta el día de su muerte. El tío de Jade declaró en el proceso judicial en febrero que la familia estaba preocupada por la medicación. Citó investigaciones que mostraban que la Fluoxetina tenía un aumento del riesgo de suicidio del 64%, y añadió: “Nuestra familia simplemente encuentra difícil entender que esta medicación que tiene como resultado un aumento del riesgo de suicidio todavía se esté dando a pesar de la evidencia que sugiere que puede empujar al abismo a niños y a adolescentes.” A pesar de que Jade no recibió la terapia indicada en el Protocolo de NICE, el juez forense Andre Rebello igualmente le dijo a la familia de Jade que estaba satisfecho con que la mediación se había recetado en acuerdo con lo esperado. El Sr. Rebello emitió el veredicto de que Jade “se quitó la vida mientras sufría de una enfermedad depresiva“, y llegó a esta extraña conclusión: “No puedo decir que sin medicación esto no habría sucedido. Lo que sí puedo decir es que sucedió a pesar de la medicación.

AleyshaMcLoughlinEl día antes de su muerte en abril de 2014, el instituto de Aleysha McLoughlin (16) de Bolton la había enviado al hospital al haberse hecho cortes. El día siguiente su madre adoptiva la encontró ahorcada en su habitación. En el proceso judicial en marzo el patólogo forense Dr. Charles Wilson informó que Aleysha tenía niveles bajos de anfetaminas y de antidepresivos en el organismo, y que “podría haber sufrido un bajón del fármaco, lo cual aumentó su ansiedad o depresión.” Su comentario, claro está, podría aplicarse a cualquiera de los dos fármacos. La juez forense Jennifer Lemming presentó un informe, ya que le preocupaban las autolesiones de Aleysha, pero no mencionó su medicación, que bien podría haberlas inducido.

CourtneyTowlerCuando descubrieron a la “alegre y positiva” alumna de 16 años Courtney Towler muerta en su cama en su casa en Somerset una mañana de octubre de 2014, su familia dio por sentado que había muerto de causas naturales. Su padre dijo entonces: “Una posibilidad es síndrome de muerte súbita adolescente, pero sabemos que no se ha quitado la vida. Simplemente ha muerto mientras dormía.”  En el proceso judicial en febrero, sin embargo, se reveló que de hecho Courtney había tomado una dosis letal de Dosulepina. De lo que los medios no informaron en ese momento fue de si el antidepresivo le había sido recetado o si lo había conseguido de otras fuentes.

nophotoInmediatamente después del funeral de su madre en 2013, Paul Mullally (16) tomó una sobredosis de analgésicos, y fue hospitalizado. Entonces el Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil (CAMSH por sus siglas en inglés) le recetó Fluoxetina antes de darle el alta. Además, a Paul le recetaron Atomoxetina tras ser diagnosticado de TDAH unos meses más tarde. De nada de esto se informó en los medios de comunicación tras el proceso judicial en julio, pero salió a la luz en una Investigación de Caso Grave [en el que se sospechan malos tratos o negligencia en la muerte de un menor] que había sido encargado en septiembre de 2014 cuando Paul se ahorcó. Con anterioridad le habían transferido de su hogar de acogida a un centro de acogida en County Durham “para prepararle para una vida adulta más independiente.”

AliceGibbsEn octubre de 2013, Alice Gibbs, de 17 años, fue ingresada en el Centro de Salud Mental para Adolescentes Beacon en Edgware al estar sus padres preocupados por el deterioro de su salud mental y el riesgo que suponía para ella misma. Para entonces hacía varios meses que tomaba antidepresivos. En el proceso judicial en marzo los padres de Alice acusaron al Centro de “aparcar” a su hija. El padre de Mike dijo: “El domingo cuando la fui a visitar, Alice estaba terriblemente disgustada y, en aquel momento, estaba gritando que iba a suicidar así que fui a buscar una enfermera y le expliqué que Alice estaba amenazando con quitarse la vida y con escaparse a la primera oportunidad que tuviera. No le estaban dando ninguna medicación.” Las enfermeras no transmitieron esta información vital sobre las amenazas de suicidio de Alice. Estas omisiones contribuyeron a la decisión de no poner a Alice bajo observación individual, lo cual hubiera evitado que saliera de la unidad. Cuando sí salió, llevó a cabo su amenaza de salir corriendo hacia la estación de tren más próxima, y murió tras ser arrollada por un tren en Mill Hill Broadway. El juez forense Andrew Walker emitió un veredicto narrativo [en el que se registran las circunstancias de la muerte sin atribuir la causa a un individuo determinado] según el cual la negligencia fue responsable de su muerte, pero omitió especificar la negligencia adicional creada por no mantener una dosis constante de la medicación de Alice. Recetar antidepresivos a jóvenes está plagado de riesgos y, tal como señala el British National Formulary, el riesgo es exacerbado considerablemente si la dosis es cambiada.

BennSibbaldAl aprendiz de ingeniería de 17 años Benn Sibbald le resultó difícil superar el duelo por la muerte de su abuelo a finales de 2014. Le derivaron al CAMHS local en Kent, y le recetaron medicación para depresión. Empezó a oír voces, tomó una sobredosis y se cortó las venas.  En tres ocasiones su madre Tracy se dirigió al servicio de salud para pedir  que le ingresaran en un hospital, pero cada vez su petición fue denegada. En su lugar, Benn se visitaba una vez por semana con una enfermera clínica especialista, hasta que informó tener pensamientos suicidas y empezó a visitarse a diario con diferentes personas del Equipo de Tratamiento Domiciliario. Una tarde de junio del año pasado, Benn, que nunca antes se había comportado de manera agresiva, empezó a destrozar la cocina y seguidamente salió corriendo de casa. A la mañana siguiente le encontraron ahorcado en un campo cercano. El juez forense describió el comportamiento atípico en Benn como “inexplicable“, aunque parecía ser un caso de acatisia inducida por los antidepresivos ISRS.

ChantiaIruaghaEn junio del año pasado, Chantia Iruagha, de 17 años, desapareció de su casa en Cardiff. 10 días más tarde su cuerpo fue encontrado en un bosque cercano. El proceso judicial  concluyó que Chantia se había quitado la vida por intoxicación por monóxido de carbono. 10 años antes Chantia había sido víctima de abusos sexuales por parte del hombre que era su padrastro en aquel momento, y que subsecuentemente fue enviado a prisión. Durante la adolescencia Chantia sufrió violencia doméstica a manos de dos novios, ambos siendo condenados. Chantia fue descrita como “una adolescente emocionalmente traumatizada y extremadamente vulnerable,” y le habían recetado antidepresivos. En ningún momento Chantia fue diagnosticada de depresión de moderada a grave.

CharlotteCobbaldEn agosto de 2014, Charlotte Cobbald, de 17 años, se quitó la vida en la granja de su padre en Suffolk inyectándose un fármaco utilizado para tratar animales. Una Investigación de Caso Grave reveló que, en diciembre de 2012, Charlotte fue a ver a su médico de cabecera, quien la encontró “triste y llorosa,” y la derivó al CAMHS. En su segunda visita en el CAMSH en febrero de 2013, le recetaron antidepresivos. En ese momento consideraron que la terapia cognitiva-conductual (TCC) sería una opción de tratamiento apropiada futura. En algún momento Charlotte dejó de tomar los antidepresivos, pero volvió en enero de 2014 mientras estaba la cuidado del Priory, donde la habían enviado al darse cuenta de que había perdido peso. Es aquí donde Charlotte empezó a autolesionarse, y la enviaron a una unidad de alta dependencia. Después de alguna mejora, le dieron permiso para salir. En el proceso judicial no hubo ninguna mención de los posibles efectos de su medicación en su salud mental.

JayCheshire1En julio del año pasado, el estudiante de bachillerato de 17 años Jay Cheshire fue hallado ahorcado en un árbol en Riverside Park, Southampton. En el proceso judicial en septiembre se declaró que a Jay le habían recetado antidepresivos para “estado de ánimo bajo” en febrero y tenía previsto realizar TCC. En marzo los médicos consideraron que su estado de ánimo había mejorado y que la TCC ya no era “urgentemente” necesaria. En mayo la familia de Jay volvió a contactar con el centro porque Jay estaba bajo mucha presión debido a un ‘asunto policial’ y estaba bajo de ánimo de nuevo. En el proceso judicial salió a la luz que la policía había hablado con Jay sobre una alegación, que ya fue retirada para cuando Jay tuvo visita en junio. Emitiendo un veredicto de suicidio, el juez forense Grahame Short atribuyó la muerte de Jay a la alegación. Dijo sobre Jay: “Tengo la impresión de que era querido y maduro, pero era un joven sensible y vulnerable en algunos aspectos y encontró difícil de superar la investigación policial.” Habría sido más acertado si el juez forense hubiera dicho que lo que Jay encontró difícil  de superar fueron los fármacos psicotrópicos que nunca le deberían haber sido recetados.

KesiaLeatherbarrow1Kesia Leatherbarrow, de 17 años, descrita como inteligente y música con gran talento, fue hallada ahorcada en el jardín de una amiga en diciembre de 2013, el día después de haber pasado 48 horas detenida en una comisaría en Greater Manchester. Fue arrestada tras romper una ventana de una residencia de ancianos, y la encontraron en posesión de una pequeña cantidad de cannabis. Se informó de que mantuvieron a Kesia en la celda policial a pesar de haberse angustiado terriblemente, golpeándose la cabeza contra la pared y amenazando con quitarse la vida una vez que la soltaran. Durante todo el tiempo que estuvo detenida la policía no llevó a cabo ninguna valoración de riesgo, no recibió ninguna evaluación de salud mental y no fue visitada por ningún médico. La policía no contactó con su madre, profesionales de salud o servicios sociales. Solo fue visitada por dos enfermeras de la agencia Medacs Healthcare, ninguna de las cuales estaba titulada en salud mental. De crucial importancia, a pesar de que Kesia dijo que estaba tomando el antidepresivo ISRS Sertralina, ni la policía ni las enfermeras hicieron ningún esfuerzo para proporcionarle la medicación mientras estuvo detenida. La juez forense de Stockport Joanne Kearsley dijo que las agencias habían perdido oportunidades de obtener y cotejar información para llevar a cabo evaluaciones adecuadas y para considerar los niveles apropiados de apoyo. En su informe de 15 páginas, sin embargo, concluyó que: “A pesar de estos errores, no existe la evidencia para poder decir sopesando las probabilidades que ninguna de estas cuestiones causara o contribuyera a su muerte.” Lo que la juez forense no abordó en absoluto fue por qué diablos alguien pensaría que era apropiado recetarle Sertralina a Kesia. La Sertralina está inextricablemente relacionada con comportamiento suicida, razón por la cual no está autorizada bajo ninguna circunstancia para jóvenes con depresión. El hecho de que la dosis no fue mantenida durante el periodo de su detención aumentó el riego de suicidio de manera significativa.

SaraGreenEn sus primeros años de adolescencia Sara Green fue víctima de bullying y empezó a autolesionarse. Fue derivada al CAMHS en Grimsby, donde fue ingresada en un hospital local tras haber tomado una sobredosis de sus antidepresivos en julio de 2013. Debido a una falta de camas, pusieron a Sara en una unidad para adultos antes de transferirla tras unos días al Hospital Priory en South Manchester, a 180 km de su casa. El Priory consideró darle el alta a Sara en Octubre de 2013, pero seguía en la unidad 5 meses más tarde en marzo de 2014 cuando, a la edad de 17 años, se ahorcó en su habitación. Emitiendo un veredicto narrativo al término del proceso judicial en abril, el juez forense Andrew Bridgman criticó la “inadecuada atención” para niños con problemas de salud mental en Lincolnshire, y dijo que el incumplimiento de organizar su alta por parte de los responsables de su cuidado en el Priory “fue un factor que contribuyó a su acto de autolesión.” El juez forense además presentó un informe en el que criticó la gestión de registros médicos de los profesionales del Priory. Eligió no investigar  la adecuación o no de su régimen farmacológico, algo que también fue ignorado en la subsecuente Investigación de Caso Grave.

SianArmstrong1Cuando Sian Armstrong, de 17 años, le dijo a su médico de cabecera que estaba teniendo problemas con la relación con su novio y que no le estaba gustando el instituto, la diagnosticó de depresión y le recetó medicación. Entonces Sian empezó a autolesionarse y tomó una sobredosis de su medicación en marzo de 2014, tras lo cual fue derivada al CAMHS, que a su vez concertó con la organización benéfica de apoyo para salud mental Off The Record que le ofreciesen TCC. Sin embargo, entre marzo y su muerte en junio de 2014, a la edad de 17 años, la organización nunca visitó a Sian, a pesar de haber llamado para pedir hora. Emitiendo un veredicto narrativo, la juez forense Maria Voisin expresó su preocupación por la demora en proporcionar a Sian TCC, y presentó un informe al Consorcio del Servicio Nacional de Salud en North Bristol. La juez forense, sin embargo, no cuestionó por qué le recetaron medicación antes que terapia, una decisión que es totalmente contraria al Protocolo de NICE.

En los informes de procesos judiciales resumidos a continuación no existen pruebas a primera vista de que antidepresivos o cualquier otro tipo de medicación psiquiátrica habían sido recetados. En cada uno de los casos, sin embargo, el chico había estado recibiendo algún tipo de tratamiento por parte de profesionales médicos en o con anterioridad al momento de su muerte. En la mayoría de los casos, al menos parte del tratamiento fue proporcionado bajo los auspicios del Servicio de Salud Mental Infantil y Juvenil (CAMHS), al que se puede acceder vía autoridades sanitarias locales del Servicio Nacional de Salud (NHS).

En un proceso judicial  en Londres en noviembre se pudo escuchar que la alumna de 13 años Francesca Candita-Simpkins, descrita como “académicamente superdotada“, se ahorcó en casa seis meses antes. Durante el proceso judicial se reveló que Francesca había “recibido tratamiento intermitente para ansiedad desde 2008“, cuando solo tenía 6 o 7 años. Seis meses antes de morir tomó una sobredosis de un fármaco no especificado. Francesca estaba “recibiendo tratamiento” del  hospital psiquiátrico South London and Maudsley NHS Foundation Trust. No se dieron detalles de la medicación que podría haberle sido recetada antes de su muerte o durante los últimos 7 años. Emitiendo un veredicto narrativo, la juez forense Loran Tagliavini dijo: “…no considero que hubiera un factor causante o contribuyente por parte del servicio de salud mental pero hubo deficiencias en su cuidado.”

Cuando encontraron a Frankie Cushion, de 13 años, inconsciente en su habitación en Liverpool en agosto del año pasado, la llevaron rápidamente al hospital, pero no la pudieron reanimar. Los padres de Frankie la habían llevado al médico porque estaban preocupados por su comportamiento, pero el médico indicó que su caso no era urgente y que no era una amenaza para ella misma. El mes antes de su muerte la madre de Frankie la llevó al pediatra, quien la derivó al CAMHS para una evaluación adicional. La madre de Frankie declaró en el proceso judicial en noviembre que pensaba que Frankie había estado intentando asustarles, no suicidarse. La juez forense Anita Bhardwj dijo que no podía estar segura “más allá de toda duda razonable” de que Frankie tenía intención de suicidarse. Emitiendo un veredicto de muerte accidental, dijo: “Es más probable que no que el comportamiento de Frankie formara parte de una discapacidad del desarrollo.

SarahClerkson1Sarah Clerkson, de 14 años, vivía bajo la tutela de la dirección general de atención a la infancia y la adolescencia en Sunderland. En diciembre de 2013, se emborrachó en una fiesta y se quedó dormida en una habitación.  Una hora después fue hallada ahorcada. En el proceso judicial en mayo Sarah fue descrita como de haber tenido “un pasado turbulento“, y había estado expuesta a la bebida y a drogas. También se informó de que había sido víctima de cyberbullying, y sus abuelos la describieron como “emocionalmente perturbada.”

DanielleFormosa1La amiga de Sarah Danielle Formosa, también de 14 años, era conocida en los servicios de la infancia en Sunderland desde que tenía 6 años, y fue víctima de abusos por parte de un pedófilo meses antes de su muerte.  Se ahorcó en su habitación en diciembre de 2013, menos de un mes después de que muriera Sarah. En el proceso judicial pudo escucharse que Danielle había escrito “RIP Sarah” en su botella de agua. Una Investigación de Caso Grave sobre las circunstancias que llevaron a la muerte a Danielle y a Sarah fue llevada a cabo por el Consejo de Protección de la Infancia de Sunderland y completada antes de los procesos judiciales, pero todavía no ha sido publicada.

SerenBernardSeren Bernard, de 14 años, se ahorcó en abril de 2012. En junio del año pasado, más de 3 años después, un proceso judicial en Milford Haven concluyó con un veredicto de suicidio. El resumen de una Investigación de Caso Grave publicada por la administración de Pembrokeshire en 2014 reveló que Seren había sido designada como niña “para acogida” y puesta con una familia de acogida 4 meses antes de su muerte. Aunque estaba siendo tratada por el CAMHS local, en el resumen no se menciona ninguna medicación. El proceso judicial puso de manifiesto varias deficiencias de comunicación entre el CAMHS y la autoridad local. Sin embargo, el juez forense Paul Bennet dijo que, aunque hubo problemas de comunicación entre las agencias responsables de su cuidado, éstos “de ninguna manera fueron la causa ni fueron un factor contribuyente en su muerte.”

WilliamShawEn septiembre de 2014 el escolar de 14 años William Shaw de Hull mostraba signos de depresión en casa, así que su madre le llevó al médico de cabecera, donde admitió que hacía 3 meses que se sentía triste. Si le recetaron medicación durante la visita no se publicó en los medios de comunicación. En el proceso judicial en enero se dijo que le habían derivado con urgencia al CAMHS, pero saltó del Puente Humber dos días después de la visita con su médico de cabecera.

JessFarrowEn junio del año pasado Jess Farrow, de 15 años, fue hallada ahorcada en su casa en Wiltshire. Descrita como aspirante a bailarina, cariñosa y querida por su familia, Jess había sido tratada por “estados de ánimo bajos“. Se autolesionaba y desarrolló un trastorno alimentario, después de lo cual fue derivada a  Marlborough House, el CAMHS de Swindon, donde recibió ayuda de los médicos durante varias semanas. En los días anteriores a su muerte Jess hizo referencia a “una Caja de Pandora se había abierto en su mente.” Durante el proceso judicial en diciembre se hicieron varias preguntas sobre el cuidado que había recibido del CAMHS, pero la juez forense Claire Balysz, emitiendo un veredicto de suicidio, decidió que Jess había recibido el apoyo correcto en aquel momento.

LauraNewlandsCuando Laura Newlands, de 15 años, murió en su casa en Rhyl, Gales Norte, en octubre de 2011, la autopsia reveló que había tomado una sobredosis del antidepresivo Trazodona, recetado a su padre. El proceso judicial en noviembre del año pasado pudo escuchar que Laura había sido tratada en el CAMHS, y que había expresado pensamientos suicidas a varios profesionales incluyendo a psicopedagogos, médicos y trabajadores sociales. El juez forense John Gittins emitió un veredicto de suicidio, y anunció su intención de presentar un informe.

RebeBerryEl novio de Rebe Berry, de 15 años, rompió su relación de siete meses en diciembre de 2014, tras lo cual Rebe escribió varios mensajes en las redes sociales diciendo que había decidido suicidarse. Entonces se prendió fuego en el jardín de su casa, y murió de intoxicación por monóxido de carbono. En el proceso judicial en septiembre fue descrita por un psicólogo como “aislada, sola y deprimida.” Su madre adoptiva comentó: “Durante toda su adolescencia había tenido problemas por cuestiones relacionadas con su identidad y por trastornos afectivos, como resultado de ser adoptada.

SolomonBealeySolomon Bealey (15) se quitó la vida en su habitación en Norwich en febrero. En el proceso judicial en septiembre se pudo escuchar que Solomon había recibido tratamiento de salud mental y que el instituto le había ofrecido asesoramiento. En el proceso judicial también se declaró que antes de su muerte se había estado autolesionando; lo cual sus amigos sabían pero no sus padres o profesores. La juez forense Jacqueline Lake registró su muerte como suicidio causado por autoasfixia.

ElspethMcKendrickEn un proceso judicial en abril se declaró que la “alumna estrellaElspeth McKendrick empezó a ir a CAMHS en Bury en 2011, y que le afectó que los médicos le dijeran que tenía síndrome de Asperger, una variedad moderada de autismo. En agosto de 2014, poco después de haber conseguido varias notas máximas en los exámenes del Certificado General de Educación Secundaria (GCSE), con 16 años, fue hallada ahorcada en su habitación, habiendo dejado una nota en su ordenador pidiendo disculpas a su familia y explicando que le hubiera gustado ser capaz de abrirse a sus amigos.

ShannonGeeA la estudiante de 16 años Shannon Gee le afectaron varias publicaciones en su página de Facebook en septiembre de 2012 y tomó una sobredosis mortal de las pastillas de alverina de su madre, normalmente recetadas para el síndrome del intestino irritable. En el proceso judicial en enero los padres de Shannon declararon que era probable que le hicieran bullying en el instituto. Había estado bajo los cuidados del CAMHS local, que describió el instituto como “una válvula de escape y la estabilidad en la vida de Shannon.” El juez forense Andrew Cox emitió un veredicto de muerte accidental.

AlessandroFerroEn un proceso judicial en enero se pudo escuchar que el estudiante de informática de 17 años Alessandro Ferro, el septiembre anterior se había estado quejando del horario del instituto mientras miraba la televisión con su familia en su casa en Leyland,  pero que para nada parecía estar deprimido. A la mañana siguiente, sin embargo, encontraron que se había ahorcado en su habitación estando bajo la influencia del alcohol. Había sido evaluado por profesionales de salud mental un mes antes de su muerte.

AmyFordAmy Ford, de 17 años, vivía en un centro de acogida para menores en Accrington debido a un “trastorno de personalidad complejo que hacía que se autolesionara.” En mayo de 2014, después de una discusión, Amy salió del centro y cogió un tren a Bamber Bridge, donde se bajó y se puso delante del tren que circulaba en dirección contraria. En el proceso judicial en enero un psiquiatra dijo que había amenazado “muchas veces” con quitarse la vida, “pero no lo había hecho aun cuando había tenido la oportunidad de estar sola.

nophotoBeth Wilkinson, de 17 años, fue descrita como una muchacha alegre y cariñosa a quien le gustaba cuidar de las personas mayores en su trabajo de cuidadora. Sin embargo, en el proceso judicial en Hull en septiembre se declaró que empezó a autolesionarse cuando tenía 13 años y fue derivada al CAMHS. Una ex profesora dijo de ella: “A veces estaba muy alegre, a veces estaba bastante triste. Cambiaba de semana a semana.” En diciembre de 2014 Beth saltó del Puente Humber. El juez forense Paul Marks emitió un veredicto narrativo en el que dijo que Beth “no tenía un trastorno psicológico diagnosticado.

HarrietWalshSe decía de la estudiante de 17 años Harriet Walsh que nunca superó la muerte de su abuela en 2013. Fue derivada al CAMHS en Bolton, pero le dieron el alta dos semanas antes de que se ahorcara en su casa en abril del año pasado. En el proceso judicial en junio la madre de Harriet la describió como “una muchacha afligida que tenía problemas de autoestima.” A veces se hacía cortes, y a menudo le decía a su madre que se sentía como si “no fuera lo bastante buena.”  Emitiendo un veredicto de suicidio, el juez forense Michael Singleton dijo que Harriet “tenía problemas relacionados con una ira que le era imposible expresar o manejar adecuadamente a pesar de la ayuda que le prestaron.

SamSidwellLa madre del estudiante de 17 años Sam Sidwell dijo que el carácter de su hijo cambió a “enfadado e impredecible” después de que empezara a consumir cannabis. En  el proceso judicial en noviembre se dijo que, en marzo de 2014, salió de casa hecho una furia después de una discusión, y más tarde fue hallado ahorcado en un bosque cercano. La madre de Sam dijo que “habían intentado múltiples caminos para conseguirle ayuda a Sam pero que parecía haber poco apoyo disponible.” Añadió: “Realmente queremos resaltar el aislamiento y los problemas que representa vivir en Cornwall y que cuando existen problemas tan graves como las drogas, la salud mental y el suicidio debería haber más apoyo disponible para los jóvenes y sus familias.

SeanBaileyEn octubre de 2014 Sean Bailey (17) murió en su casa en Hull después de tomar una sobredosis de una medicación no especificada. En Facebook, Sean le dijo a sus amigos que ya “había tenido suficiente.” A principios del año Sean le dijo a su médico que se había estado sintiendo deprimido tras la muerte de su abuela. En el proceso judicial en julio se reveló que Sean le había dicho a una psicóloga un mes antes de su muerte que desde enero se sentía deprimido pero dijo no tener ninguna intención de suicidarse. La psicóloga recomendó apoyo individualizado y envió una carta a su jefe para que autorizase el tratamiento, pero para el momento de su muerte, casi cinco semanas después, la carta todavía no había sido leída y las sesiones de terapia no habían sido implementadas.

TristanPowellSegún su padre, Tristan Powell de 17 años, hacía algún tiempo que sufría de depresión leve. Sentía que no tenía perspectivas de futuro, y estaba perdiendo a sus amigos. Empezó a autolesionarse y fue a Urgencias de Salud Mental varias veces. En el proceso judicial en febrero se declaró que Tristan fue derivado a Lime Trees, el departamento ambulatorio del CAMHS en York, a principios de agosto de 2014. Aunque su estado de ánimo parecía estar mejorando, Tristan se ahorcó en casa antes del fin de mes.

RachelleOwenAlrededor de las 9 de la noche del viernes 17 de abril del año pasado la estudiante de 17 años Rachelle Owen salió de su casa en Hoylake para dar un paseo. Casi media hora más tarde se tiró delante de un tren. La tarde del lunes 20 de abril, cuando no habían pasado ni 3 días desde su muerte, el juez forense Andre Rebello presidió el proceso judicial de causa de muerte de Rachelle. Se leyó un informe del maquinista del tren, y el Sr. Rebello dio su veredicto: “Rachelle se tiró delante de un tren… Sufrió múltiples heridas mortales. Dadas las pruebas constato que Rachelle se quitó la vida.” Añadió: “Prefiero no utilizar la palabra suicidio.” A finales de febrero Rachelle había sido informada de la muerte de su madre, quien había sido hallada asesinada en un piso en Liverpool.

AndreRebelloEs difícil entender por qué se celebró este sumamente inusual proceso judicial “exprés”, presumiblemente sin resultados toxicológicos y sin los informes médicos del médico de cabecera de Rachelle, que podrían al menos haber arrojado alguna luz sobre el estado mental de Rachelle en el momento de su muerte. Dos meses antes el Sr. Rebello mostró un descortesía lamentable hacia los afligidos familiares de Jade Kosanlavit (véase más arriba), además de una completa falta de profesionalidad, cuando hizo un torpe intento de encubrir el papel que jugó la Fluoxetina en la muerte de Jade. Como Jade, Rachelle se tiró delante de un tren en el Wirral, a menos de 20 km de donde había muerto Jade. ¿Es posible que hubiera otras semejanzas en las muertes de Jade y Rachelle que nunca fueron reveladas?

TaylorSmithEn agosto de 2013 Taylor Smith se ahorcó en su casa en Billingham. Solo tenía 9 años. Sufrió daños cerebrales devastadores, que le dejaron en “estado vegetativo” y murió en el hospital 9 meses más tarde. Taylor había sido diagnosticado de TDAH en octubre de 2011, y le recetaron medicación por primera vez en enero de 2012. En el proceso judicial en junio del año pasado se escuchó que a la madre de Taylor le había provocado preocupación que la medicación de Taylor fuera aumentada, poco antes de que se ahorcara. La juez forense Clare Bailey emitió un veredicto de ‘misadventure’ [muerte atribuida principalmente a un accidente que ocurrió debido a un riesgo peligroso que se asumió de forma voluntaria, tal vez ‘muerte temeraria’ o ‘muerte imprudente’].

En una Investigación de Caso Grave publicada en 2014 a Taylor se le dio el nombre de “Gavin“. En las 74 páginas del informe publicado, hay varias referencias a la medicación de Gavin, pero, por alguna razón, los nombres de los fármacos que se le recetaron no son mencionados. En el punto en el que la dosis fue incrementada, el informe de la investigación menciona un “régimen farmacológico“, lo que sugiera que más de un tipo de fármacos le podrían haber sido recetados.  “Los padres claramente expresaron preocupación por el régimen farmacológico al que Gavin fue sujeto. La madre de Gavin explicó que la medicación de Gavin había sido cambiada un par de semanas antes del incidente que dio lugar a esta investigación. Explicó que había expresado preocupación por el cambio, pero que el profesional de salud mental del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil (CAMHS) le dijo que Gavin sería monitorizado. Ella no creyó que se le hubieran proporcionado a éste directrices claras ni ayuda para tratar a Gavin.” La sección siguiente indica que “La madre de Gavin explicó que había notado algunos efectos en Gavin cuando la dosis de medicación fue incrementada. Gavin había mostrado comportamiento destructivo e inestable y había sufrido cambios de ánimo.

El informe de la Investigación de Caso Grave no reconoció el factor más crítico que condujo al ahorcamiento de Taylor y a su posterior muerte, esto es, el cambio en su conducta que ocurrió tras el incremento del o de los fármacos no identificados que conformaban su “régimen farmacológico”.  Una prioridad principal de este informe de “Protección de la Infancia” parece haber sido proteger a la Industria Farmacéutica.

Pero esto podría igualmente ser cierto para los demás procesos judiciales incluidos en este artículo, en cada uno de los cuales intervino como mínimo un profesional médico. Si es que la medicación psiquiátrica se menciona en el proceso judicial, es normalmente bajo la instigación de un familiar afligido.

Hay que preguntarse por qué jueces forenses y otros profesionales experimentados que deberían conocer el Protocolo de NICE parecen conformes con que se incumpla, a veces el precio más alto siendo pagado por los chicos a quien la medicación les es mal-prescrita.

¿Hay realmente personas influyentes en nuestro Sistema de Salud y en nuestro Sistema Judicial Forense que consideran que proteger la identidad de los fármacos psiquiátricos debe estar por encima de proteger a nuestros chicos?

PeterGotzscheChn2

Durante 2015 procesos judiciales de causa de muerte publicados en los medios de comunicación también incluían los de: Isabel Richardson (12), Alex Paylor (13), Oliver Cavey (13), Ashdon Muirhead (14), Elizabeth Gresty (15), Josie Herniman (15), Morgan James-Falconer (15), Tom Savage (15), Toni Connell (15), Oscar Phillips (16), Dominic Lancaster (17), Halima Begum (17), Jack Wilson (17), Leia McLean (17) y Shaun Howcroft (17).

Otros jóvenes cuyos procesos judiciales en 2015 hallaron que habían perdido la vida después de tomar antidepresivos incluían a Ben Stollery, Ezgi Serce, George Cheese, Greg Revell, Jack Krajic, Jessica Monks, Luke Dadds, Samuel Gale, Veronica Romero-Lopez y Vicky Bailey (todos de 18 años), y Ben Bennett, Chandni Nignam, y Michael Carter (todos de 19 años)

Dedicado a la memoria de Jake McGill Lynch (1998-2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s