Psicosis, alucinaciones, episodios maníacos, depresión, suicidios, agresividad y homicidios inducidos por fármacos TDAH

Evelyn Pringle
Psicosis y episodios maníacos: las advertencias sobre los fármacos para el TDAH llegan demasiado tarde para muchos
Psychosis And Mania: ADHD Drug Warnings Come Too Late For Many
11 de marzo, 2007

Los fabricantes de fármacos utilizados para tratar trastornos de atención hace años que conocen los graves riesgos para la salud asociados con las medicaciones, pero en lugar de advertir al público, la industria ha centrado consistentemente sus esfuerzos en expandir el mercado y en confabularse con funcionarios de la FDA [Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos] para que los prospectos de los fármacos para el TDAH sigan sin advertencias.

fármacos TDAH 2016
Las compañías farmacéuticas fabricantes de fármacos TDAH usados en España a día de hoy: Eli Lilly -> Strattera (atomoxetina); Novartis -> Ritalín (metilfenidato) y su filial Sandoz -> metilfenidato genérico; Janssen, filial de Johnson & Johnson -> Concerta (metilfenidato); Shire -> Equasym (metilfenidato) y Elvanse (lisdexamfetamina); Rubió -> Rubifen (metilfenidato); Juste -> Medikinet (metilfenidato) y Medicebran (metilfenidato); Mylan -> metilfenidato genérico; Tecnigen -> metilfenidato genérico. Los 3 fármacos usados en España para el TDAH son el metilfenidato, fabricado por varias compañías; la atomoxetina fabricada sólo por Eli Lilly y comercializada como Strattera y la lisdexamfetamina fabricada sólo por Shire y comercializada como Elvanse.

El 21 de febrero de 2007, la FDA finalmente ordenó a las compañías farmacéuticas desarrollar Guías del Medicamento para el Paciente para informar a los pacientes de los síntomas psiquiátricos adversos asociados a Adderall [sales anfetamínicas: dextroanfetamina y levoanfetamina], Concerta [metilfenidato], Daytrana [metilfenidato], Desoxyn [metanfetamina/desoxiefedrina], Dexedrine [dextroanfetamina], Focalin [dexmetilfenidato], Metadate CD [metilfenidato], Methylin [metilfenidato], Ritalin [metilfenidato], Strattera [Atomoxetina], y a las versiones de liberación prolongada masticables y de parches de estos fármacos.

slide_1
Pediatric Advisory Committee March 22, 2006 Psychiatric Adverse Events with Drug Treatments of ADHD Review of Postmarketing Safety Data: Pediatric Population.

Un informe de la FDA titulado “Adverse Events Associated with Drug Treatment of ADHD: Review of Postmarketing Safety Data” [“Efectos Adversos Asociados al Tratamiento Farmacológico del TDAH: Revisión de Datos Post-Comercialización sobre Seguridad,”] de Kate Gelperin y Kate Phelan, fue presentado en la sesión del Comité Consultivo Pediátrico del 22 de marzo de 2006 y afirmaba:

“El hallazgo más importante de este estudio es que signos y síntomas de psicosis o de episodios maníacos, en particular alucinaciones, pueden ocurrir en algunos pacientes sin ningún factor de riesgo identificable, con dosis normales de cualquiera de los fármacos utilizados hoy en día en el tratamiento del TDAH.

Entre enero del 2000 y el 30 de junio de 2005 la FDA identificó casi 1.000 casos de psicosis o episodios maníacos relacionados con los fármacos en su propia base de datos y en las de las compañías farmacéuticas. Un porcentaje considerable de los casos ocurrieron en niños de 10 años de edad o menos, una población en la cual las alucinaciones no son frecuentes, afirmaron las autoras.

“La presentación de estos síntomas en niños pequeños,” escribieron, “puede ser particularmente traumático e indeseable, tanto para los niños como para los padres.”

La prevalencia en niños pequeños de alucinaciones, tanto visuales como táctiles,” afirmaba, “relacionadas con insectos, serpientes y gusanos es sorprendente, y merece ser examinada con más detenimiento.”

psychotic side effects of ADHD meds
Psychotic Side Effects of Psychostimulants: A 5-Year Review

Pero el hecho de que estos fármacos causan psicosis no es ninguna novedad. El índice de eventos psicóticos fue registrado en un estudio canadiense de 5 años de niños diagnosticados de TDAH, de Cherland y Fitzpatrick, en 1999. De entre los 192 niños estudiados, 98 fueron tratados con fármacos estimulantes, mayoritariamente metilfenidato, y más del 9% de los niños desarrollaron síntomas psicóticos, que desaparecieron tan pronto como la medicación fue suspendida.

Los investigadores no encontraron ningún síntoma psicótico en los niños que no fueron tratados con estimulantes, y los autores señalaron que, teniendo en cuenta que la transmisión de la información había sido deficiente, los síntomas psicóticos y el índice de psicosis inducida por los fármacos eran probablemente mucho más altos de los hallados.

FEAADAH
La equivalente del CHADD en España sería la FEAADAH, con un exmiembro del CHADD en su comité asesor, José J Bauermeister. El congreso está patrocinado por la industria farmacéutica. Más información sobre la FEAADAH y el marketing del TDAH aquí.

La Dra Chris Griffith testificó en la sesión del 26 de marzo de 2006 en nombre de la organización pantalla financiada por la industria farmacéutica conocida como CHADD [Niños y Adultos con TDAH, por sus siglas en inglés], y vino a decir que los niños vivirían un infierno sin los fármacos para el TDAH. “¿Qué pasa cuando un niño pierde toda esperanza y ambición?” preguntó al comité, “¿qué pasa cuando es más fácil encontrar un vial de crack o una botella de cerveza que un parque o un centro recreacional comunitario?”

Según el psiquiatra Dr Stefan Kruszewski sucede lo contrario. “Los niños que son medicados a temprana edad,” dice, “no aprenden a desarrollar estrategias de respuesta que funcionan a medida que avanzan a través de las distintas etapas de desarrollo.”

“En cambio,” dice, “aprenden a contar con que los fármacos solucionarán los problemas, y no a contar con su potencial creativo para solucionar los problemas por ellos mismos o con la ayuda de la familia, los amigos, la escuela, la música y el arte, la iglesia, las actividades sociales, el ocio y  los deportes.”

La Dra Griffith también pidió al comité que pensaran en:

“¿Qué pasa con una generación futura de jóvenes de las minorías, de varones afroamericanos, latinos, que pueblan nuestro sistema penitenciario juvenil de forma desproporcionada? ¿Qué pasa con la sensación de diversión de los adolescentes cuando nos enfrentamos a altos índices de embarazo adolescente, enfermedades de transmisión sexual e incluso abortos?”

“Por último, ¿qué dice esto de todos nosotros? Ponemos las noticias cada noche y trágicamente vemos jóvenes conductores, adolescentes, fallecidos en accidentes de coche – tantos que olvidamos sus nombres, sus caras y sus voces. Desarrollamos un sentimiento de apatía.”

“Todo esto puede parecer un drama,” afirmó, pero “es la historia no contada de lo que pasa cuando no identificamos y tratamos el TDAH.”

Según la Dra Griffith, privar a los niños de speed legal conducirá a todos los pecados conocidos. “Con el TDAH no tratado,” le dijo al comité, “vemos índices más altos de fracaso escolar y laboral; índices más altos de encarcelamiento; delincuencia juvenil; abuso de sustancias, embarazo adolescente; enfermedades de transmisión sexual; más problemas de depresión y autoestima y, por último, mayor número de accidentes de coche y de muertes.”

Sí es un drama, pero es al revés. Un estudio en la Revista de Adicción a las Drogas y al Alcohol de febrero de 2006 examinó datos de una encuesta del 2002 en 67.000 hogares, y concluyó que más de 7 millones de estadounidenses habían hecho un uso indebido de fármacos estimulantes de TDAH, y que “un número considerable de adolescentes y jóvenes parecían mostrar signos de adicción, según un análisis nacional exhaustivo que monitoreó este abuso.”

Los investigadores hallaron que en un periodo de 12 meses unos 1,6 millones de adolescentes y jóvenes habían usado indebidamente los fármacos y que unos 75.000 mostraban signos de adicción.

Además, hace años que existen informes de suicidios y violencia  en personas que toman fármacos para el TDAH. Por ejemplo, el 30 de enero de 1999, el consumo de Adderall resultó en la muerte de Tyra Ehlis, de 5 semanas, en Grand Forks, North Dakota, cuando Ryan Ehlis mató a su hija diez días después de que su médico le recetara Adderall.

En este caso, Ryan había tomado Ritalin de niño, y cuando fue al psiquiatra a la edad de 26 años, porque estaba teniendo dificultades con sus estudios universitarios, sin llevar a cabo ningún tipo de prueba, el doctor le recetó Adderall.

Unos días después Ryan dobló la dosis bajo instrucciones de su médico,  y empezó a experimentar delirios, alucinaciones, experiencias extracorporales, incluidas conversaciones con Dios y con su difunto abuelo.

Poco después, actuando bajo el convencimiento de que estaba cumpliendo órdenes de Dios, Ryan disparó a Tyra, y luego se disparó en el estómago, pero sobrevivió.

Ryan fue juzgado por el asesinato de su hija, pero se retiraron los cargos después de que varios doctores testificaran que Ryan sufrió una psicosis inducida por el Adderall. La madre de la pequeña también testificó que Ryan no había sido él mismo desde el primer día que empezó a tomar Adderall.

Adderall también causó la muerte violenta de Jessica Curry, de 8 años, en Spokane, Washington. En septiembre de 1999 era una feliz pequeña de tercero sentada en el regazo de su madre en un Mustang descapotable explicándole a mamá qué quería llevar para Halloween.

Tras decirle que quería ser una princesa, la madre de Jessica, que en aquel momento tomaba Adderall, apuñaló a su hija 5 veces y después se apuñaló a ella misma. En este caso también, la madre sobrevivió, pero la hija no. Poco tiempo después un policía se encontró con madre e hija todavía sentadas en el coche en la entrada a su casa cubiertas en sangre.

La madre de Jessica fue declarada inocente por enajenación mental causada por el Adderall después de que médicos de la fiscalía y de la defensa estuvieron de acuerdo en que su estado mental fue tan grave que no podía haber distinguido el bien del mal en el momento en que mató a su hija.

La muerte de Nathaniel Branson, de 3 años, también debe ser clasificada como una muerte debida a Adderall. El 18 de marzo del 2000, la madre de Nat, Dawn, conducía en Scottsdale, Arizona, con su hijo cuando sufrió un episodio psicótico bajo la influencia de Adderall.

Según documentos del juzgado, Dawn oyó una voz que le dijo: “Suelta el volante y el acelerador. Dios conducirá el coche, ¿no confías en él?”

Dawn hizo lo que se le ordenó y el accidente de coche causó la muerte de su hijo y graves heridas a ella. Nunca había estado psicótica antes de tomar Adderall y no ha tenido ningún otro episodio psicótico desde que dejó de tomar el fármaco.

Así que cuando la FDA informó que la agencia había recibido cientos de informes de conducta agresiva en niños que tomaba fármacos para el TDAH, y que hasta un 20% habían resultado en lesiones o hospitalización, esto tampoco resultó una novedad.

Los expertos dicen que debemos esperar más de lo mismo en tanto que las prescripciones de estos fármacos continúan multiplicándose. En la reunión del comité consultivo, el Dr Gelperin observó el aumento de la clientela declarando: “El tratamiento farmacológico del TDAH esta aumentando en todos los grupos de edad … y además el tratamiento farmacológico del TDAH puede ahora ser de por vida.”

Es difícil imaginar cómo el volumen de ventas podría ser aún más alto. En 2005, según Investigación y Mercados, el valor del mercado del TDAH fue de 2,6 mil millones de dólares y es ahora el 9º segmento más importante por ventas del mercado del SNC [Sistema Nervioso Central] con un crecimiento del 8% año tras año.

El abogado Barry Tuner, profesor de derecho y ética médica en la Facultad de Derecho de Leeds en el Reino Unido, advierte de los peligros de “patologizar” la conducta de los niños. Afirma que los fármacos psiquiátricos tienen un efecto desinhibidor en niños y quienes crecen desinhibidos se vuelven psicópatas.

“Los psicópatas,” explica, “son incapaces de sentir culpa, miedo o empatía y abusan de las víctimas sin inhibición.”

“Los fármacos para TDAH están creando una generación de psicópatas,” advierte, “no porque sea real, sino porque se está lavando el cerebro a los niños para que crean que están enfermos.”

“Se convierte en una profecía autocumplida,” afirma el Sr Turner.

Al perturbar el desarrollo del cerebro de los niños pequeños, explica, las compañías farmacéuticas están fabricando un pequeño ejército de “psicópatas artificiales.”

Al testificar ante el comité, el científico de la FDA Dr Mosholde, le dijo a los asesores lo que todos los padres deberían saber. “No existen signos físicos ni resultados de laboratorio patognomónicos,” afirmó, “y no existe ninguna prueba psicológica que pueda hacer el diagnóstico con certeza.”

Se informó al comité que los niños están siendo estigmatizados de por vida al ser diagnosticados erróneamente y medicalizados. Sue Parry, terapeuta ocupacional escolar de New Mexico, testificó que los padres no son conscientes del daño futuro que resultará de un diagnóstico de TDAH, descrito por el Dr William Carey, quien afirma que:

“La etiqueta puede ser estigmatizadora y dañina de formas que sólo somos conscientes vagamente hoy en día. El diagnóstico de disfunción del cerebro, que parece tan útil y reconfortante hoy, en el futuro podría atormentar a la persona.”

“No hemos tenido todavía el tiempo suficiente para observar las posibles consecuencias que podría tener para oportunidades de educación, de trabajo, de servicio en el ejército, de autorizaciones de seguridad. Las etiquetas se aferran firmemente, especialmente cuando se trata de discapacidad neurológica.

Allen Jones, hablando en nombre de la Alianza para la Protección de la Investigación Humana, les dijo a los asesores que la FDA debería dar instrucciones a las compañías farmacéuticas para que éstas informaran inmediatamente a la FDA de todos los efectos adversos de los fármacos que les han sido reportados, y debería exigir que todos los ensayos clínicos fueran entregados para que puedan ser revisados por investigadores independientes.

“No podemos permitirnos el lujo de perder el tiempo esperando a los futuros ensayos,” dijo, “hay niños muriendo.”

Habiendo perdido a su hijo por los efectos secundarios de Zyprexa [el antipsicótico Olanzapina] cuando la alerta sanitaria todavía no había sido incluida en el prospecto, Ellen Liversridge testificó en nombre de padres que habían perdido a sus hijos. “Lloro especialmente hoy,” dijo, ” las 51 muertes por fármacos para el TDAH declaradas por la FDA.”

“Mi mensaje central,” le dijo al comité, “es que sabéis que estos fármacos pueden causar efectos secundarios graves y la muerte, incluido muerte súbita, hipertensión,  infarto de miocardio, derrame cerebral, y posiblemente trastorno bipolar.”

“Siendo este el caso,” declaró, “os insto a recomendar que estos fármacos tengan la ‘advertencia de recuadro negro correspondiente comenzando de inmediato.”

Strattera blac box warning 2006 and 20015
A la izquierda la advertencia de recuadro negro del aumento del riesgo de comportamiento suicida en niños y adolescentes con Strattera de 2006 y a la derecha de 2015. Información de la FDA.
advertencia suicidio Strattera
La advertencia del aumento del riesgo de suicidio con Strattera no viene con un recuadro negro en España.

Una madre compungida, Jacqueline Bessner, explicó la historia de su hija de 15 años, Leanne, alumna de 4ª que dijo era popular, guapa, participaba en obras de teatro, le encantaban los deportes, y jugaba en el equipo de baloncesto del instituto.

La Sra Bessner informó al comité de que “Leanne no volverá a correr una base, ni a lanzar un tiro libre, ni a bromear con su hermana pequeña, tampoco compartirá recuerdos con sus hijos porque el 9 de octubre de 2005 se quitó la vida.”

La pesadilla de esta familia empezó cuando Leanne se quejó de dificultades para concentrase y llevó a Leanne al psicólogo, quien la diagnosticó de TDA y envió una recomendación al médico de cabecera para que le recetara Concerta.

El 18 de septiembre de 2005 el médico le dobló la dosis después de que Leanne le dijera a su madre que no se encontraba mejor, y 3 semanas más tarde, la Sra Bessner encontró a su hija colgada de una cama alta con un cinturón alrededor del cuello en su habitación.

“Entre mis gritos,” le dijo al comité, “recuerdo sus bonitos ojos marrones parcialmente abiertos.”

La familia ha contratado el bufete de abogados Pogust & Braslow de Conshohocken, Pennsylvania, con el propósito de interponer una demanda de muerte por negligencia contra el fabricante de Concerta, y el abogado Derek Braslow asistió a las sesiones del comité con los padres de Leanne.

El Sr Braslow afirma, “La historia de Leanne debería ser lectura obligatoria para todos los pediatras y psiquiatras infantiles del país.”

Según WebMed del 26 de marzo de 2006, el Dr Tom Lauhren, director de la división de productos psiquiátricos de la FDA, dijo que el comité no parece estar “impresionado” por los más de 350 informes de ideaciones y comportamientos suicidas en niños tratados durante los últimos 5 años.

“Hasta un 20% de alumnos de instituto,” afirmó, “ya informan de estas ideaciones, y no está claro que los demás fármacos aparte de Strattera conduzcan a un aumento del riesgo.”

Todo toxicómano sabe que el bajón de las anfetaminas produce una depresión severa, en gran parte, los expertos afirman, porque el speed prácticamente siempre altera los ciclos del apetito y del sueño. Y sin embargo, los inocentes consumidores de fármacos para el TDAH no tienen manera de saberlo, si empiezan a tener tendencias suicidas cuando no pueden comer o dormir por el bajón de las anfetaminas.

Según el abogado Braslow, “los comentarios del Dr Laughren son ofensivos y carecen de empatía hacia las afligidas familias.”

Recalca que Leanne no estaba tomando Strattera, sino Concerta, y no estaba deprimida ni tenía comportamientos suicidas antes de empezar a tomar el fármaco. “Estos fármacos dejan a los niños sin vida,” dijo.

“Provocan una de estas dos cosas en niños y adolescente,” el Sr Braslow explicó, “les convierten en zombis, volviéndoles pasivos e indiferentes o tal como afectaron a Leanne – les convierten en chicos hiperconcentrados y ansiosos que no pueden dormir y que les corroen problemas menores típicos de adolescentes como las amistades, los novios y el colegio.”

“No dudo que estos fármacos pudieran ayudar a algunos niños o adolescentes,” señala. “¿Mejores notas?  ¿Clases más tranquilas? declara, ¿Pero a qué precio?”

“La FDA por fin ha admitido que estos fármacos pueden causar muerte súbita, eventos cardiovasculares graves, alucinaciones, psicosis, episodios maníacos y supresión del crecimiento entre otros,” dice, “pero estas advertencias llegan demasiado tarde para Leanne y su familia.”

Y el Sr Braslow señala que a pesar de las nuevas advertencias, los médicos siguen recetando fármacos para el TDAH en cantidades récord.

“Estas advertencias son inútiles,” dice, “a no ser que en primer lugar, los médicos informen a las familias de los riesgos para que las familias pueden tomar decisiones informadas sobre estos fármacos y para que puedan estar atentos a signos de comportamientos suicidas o psicosis y en segundo lugar, los médicos dejen de dar estos fármacos como si fuesen caramelos, dejen de dar muestras de estos fármacos a las familias en base al capricho de un profesor o enfermero.”

El Sr Braslow dice, “los médicos deberían sopesar los riesgos y beneficios de estos fármacos antes de recomendarlos.”

“Si bien las últimas advertencias sobre estos fármacos son ciertamente necesarias,” señala, “aunque llegan con muchos años de retraso, estas advertencias todavía no son lo suficientemente contundentes para informar a los médicos de los verdaderos riesgos de estos fármacos.”

Concerta and Vyvanse black box warning
A pesar de las recomendacioenes al comité en 2006, los fármacos para TDAH excepto Strattera siguen sin tener las advertencias de efectos adversos psiquiátricos en recuadros negros. La única advertencia en recuadro negro es que crean adicción. Y sin embargo, en Canada, a partir de 2015, sí se empezaron a emitir advertencias más claras y contundentes sobre el aumento del riesgo de suicidio para todos los fármacos para el TDAH.

“Los comités consultivos de la FDA,” declara, “deberían dejar de preocuparse de si asustarían a los médicos con advertencias válidas y deberían empezar a proveer a los médicos con todas las advertencias para que estos puedan tomar decisiones plenamente informadas.”

“Ese es el trabajo de la FDA,” declara, “Nuestros niños se merecen algo más.”

El número de muertes relacionadas con el TDAH mencionado en las sesiones no refleja una imagen precisa. Existen muchas más muertes registradas en cada uno de los estados. Por ejemplo, según el informe “Suicidios Infantiles en Florida Asociados al Uso de Psicofármacos” de Ken Kramer, de los 252 casos de suicidios de chicos menores de 18 años, entre 2000 y 2004, 36 estaban tomando fármacos para el TDAH.

Debido a que el sistema de información de la FDA es voluntario, la agencia admite que sólo entre el 1 y el 10% de los efectos adversos se registran. Esto significa que debido a que la FDA y las Grandes Farmacéuticas han retrasado intencionadamente advertir al público de los peligros de los fármacos para el TDAH, hay probablemente decenas de miles de víctimas del TDAH que ni siquiera saben que ha pasado.

Para más información legal relacionada con los fármacos para el TDAH contactar con el bufete de abogados Pogust & Braslow en 610-941-4204, o http://www.pogustbraslow.com/

Evelyn Pringle es  periodista de investigación. Puede ponerse en contacto con ella en epringle05@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s