Juez ordena electroshock para chica de 16 años

La imagen es de la película Había una vez la ciudad de los locos.

El 20 de abril de 2016 el Irish Times publicó que un juez ordena terapia electroconvulsiva para una chica con depresión.

La chica, que tiene 16 años, fue descrita como una persona sobresaliente. Su psiquiatra informó al tribunal que la chica se visitó por primera vez por anorexia nerviosa.

La pusieron en tratamiento,  y entonces desarrolló ideaciones suicidas. ¿Qué psicofármacos le debían dar? ¿Tal vez antidepresivos que doblan el riesgo de ideaciones suicidas? La transfirieron a una institución en el Reino Unido especializada en trastornos de conducta alimentaria. Estabilizaron su peso con alimentación nasal pero empeoraron su depresión. No quería vivir, estaba angustiada, se odiaba a sí misma y se culpabilizaba. Cuando el psiquiatra hablaba con ella, ella sólo respondía asintiendo con la cabeza. ¿Tal vez en este punto le estaban dando antipsicóticos que entorpecen y abotargan toda actividad mental? Empezó a autolesionarse.  Se arrancaba el pelo, se clavaba las uñas y se lanzaba contra las paredes con intención de golpearse la cabeza y acabar con su vida. ¿Debían continuar con antidepresivos que inducen a autolesionarse y doblan el riesgo de comportamientos suicidas?

De ser una niña con un problema de anorexia, ‘gracias’ al tratamiento psiquiátrico que le han dado, ahora es una chica encerrada en una institución de ‘salud mental’ que no habla, que se arranca el pelo, que se estrella contra las paredes, que se quiere morir. No contentos con conseguir esta ‘gran mejoría’ ahora la van a ‘mejorar todavía más’.  Un psiquiatra que lleva 25 años dando electroshocks, le va a dar 12, en otra institución, ésta especializada en dar electroshocks, aunque no a muchos niños, a niños sólo 1 por año.

Peter Kelly electroshocksDurante el proceso le dijeron al juez que el éxito del electroshock para la depresión grave es del 50 al 70% y que los efectos secundarios se limitan a un poco de pérdida de memoria por parte del paciente. Además, le informaron de que la anestesia que recibirá la chica, bajo la que se realiza el procedimiento, no es más peligrosa que cualquier otra anestesia y el College of Psychiatry de Irlanda y su equivalente en el Reino Unido dicen que, a pesar de que son conscientes que el electroshock produce preocupación pública, es altamente eficaz. Con estos argumentos, el juez Peter Kelly, que además es Presidente del Tribunal Supremo de Irlanda, quedó satisfecho.

A una chica irlandesa de 16 años le van a dar descargas eléctricas en el cerebro. La psiquiatría ortodoxa está satisfecha. Un hombre poderoso, juez y Presidente del Tribunal Supremo, está satisfecho. La pobre chica está viviendo un infierno.

Actualización 28 abril 2016:

Cuando escribí esta entrada quería denunciar tres cosas, los tratamientos psiquiátricos que en lugar de mejorar la salud de la chica de 16 años la han empeorado, el tratamiento forzoso ordenado por un juez y que el tratamiento de electroshock TEC no era tal cosa sino una tortura. En lo último creo que estaba equivocada. Referencias: Shock, Mutilate and Poison: The Medical Mission y La depresión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s