Estudio 329. El más infame ensayo clínico de la Medicina

restaurando estudio 329 equipoStudy 329: Medicine’s Most Infamous Clinical Trial
16 de septiembre de 2015
Joanna Le Noury, John M Nardo, David Healy, Jon Jureidini, Melissa Raven, Catalin Tufanaru, Elia Abi-Jaoude

El Estudio 329 tenía todos los ingredientes de un escándalo.

shutterstock_212687005Miles de niños y adolescentes norteamericanos fueron gravemente dañados por tomar antidepresivos ISRS [Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina] como Paxil [Seroxat]. Muchos murieron. Ni médicos ni padres tenían la información que necesitaban, y la FDA [Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos] sólo a regañadientes emitió las advertencias debidas, como es de esperar de una agencia reguladora que cuenta con “colaboración empresarial” en su mandato.

Entonces, ¿por qué no estamos escandalizados?

El impacto de este estudio del año 2001 pasó desapercibido por muchas razones. La gente confiaba en la integridad de los científicos de las grandes universidades. Creía que la prioridad principal de las agencias reguladoras de medicamentos era la seguridad pública, sin comprender que sus mandatos eran de hecho más complejos que eso. Periodistas, médicos y el público fueron captados por el marketing efectivo de los fármacos.

La evidencia sin datos no es evidencia

Restaurando el Estudio 329 es el esfuerzo de una década realizado por investigadores para destapar la verdad.

Utilizando los mismos datos (obtenidos en un arduo proceso), es un reanálisis y refutación del Estudio 329 original, llegando a exactamente la conclusión opuesta – es decir que, “Ni la paroxetina ni la imipramina a dosis altas mostraron eficacia en el tratamiento de la depresión mayor en adolescentes, y se registró un aumento de los daños con ambos fármacos.”

Esta página web tiene como objetivo identificar los cambios necesarios para restaurar la integridad científica al proceso de ensayos clínicos de fármacos. Pretende informar y educar ofreciendo los hechos a la vista de todo el mundo. Esperamos inspirarte para que exijas una medicina mejor – para tí, para tu familia, para todos.

¿Qué sucedió?

En los primeros años 2000, basándose en el Estudio 329, GlaxoSmithKline (GSK) comercializó Paxil (paroxetina) como segura y eficaz para niños y adolescentes cuando ejecutivos de la compañía sabían que varios estudios (todos menos el Estudio 329 sin publicar) habían mostrado que el fármaco no era mejor que el placebo y causaba trastornos del pensamiento y comportamientos suicidas en algunos jóvenes.

ParoxetineWCEl Estudio 329 fue un ensayo controlado aleatorizado de la eficacia y los daños de la paroxetina y la imipramina para el tratamiento de la depresión mayor en adolescentes publicado en la revista con el más alto impacto del sector, el  Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (JAACAP), en julio de 2001.

Tras la publicación del Estudio 329, Paxil pasó a ser el fármaco superventas de GSK y se convirtió en el antidepresivo número 1 en Estados Unidos con ventas de 340 millones de dólares para finales de 2001. Era uno de los varios fármacos del tipo ISRS, y las prescripciones de estos fármacos para niños y adolescentes continuaron aumentando durante toda la década.

Keller and LadenTeóricamente escrito por el Dr. Martin Keller, et. al., pero de hecho escrito por la escritora fantasma Sally Laden, el Estudio 329 concluía que, “la Paroxetina es mayormente bien tolerada y eficaz para la depresión mayor en adolescentes.”

¿Los acuerdos judiciales un simple costo de comercialización?

Las conclusiones del Estudio 329 no eran compatibles con los datos.

Eliot_SpitzerEn 2004 el Fiscal General de Nueva York Elliot Spitzer presentó una demanda contra GSK por fraude al consumidor por disparidad entre sus reclamos de comercialización y los datos. En esta demanda se llegó a un acuerdo judicial en el mismo año por valor de 2,5 millones de dólares. Las condiciones del acuerdo incluían la obligación para GSK de publicar en su página web los resultados de estudios, incluidos los del Estudio 329. El acceso a los datos fue difícil aun así, debido a las diferentes interpretaciones de lo que debería incluirse como “datos” y lo que constituía “acceso”.

medicare medicaidEn 2012 el Departamento de Justicia de los Estados Unidos interpuso una demanda contra GSK en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para resarcirse de daños monetarios y penas civiles de acuerdo con la Ley de Reclamos Falsos, y de daños y otras compensaciones monetarias de acuerdo con el derecho común por causar la presentación de reclamos falsos y fraudulentos a los programas federales de salud (Medicare y Medicaid). En noviembre de 2012 la compañía se declaró culpable y aceptó pagar 3.000 millones de dólares, la multa más alta de la historia empresarial.

En 2013, al año siguiente del acuerdo, el número de prescripciones de paroxetina en los Estados Unidos aumentó en un 3%.

La transparencia de datos es crucial en los estudios de fármacos

Inmediatamente después de su publicación en 2001, varios periodistas e investigadores detectaron las anomalías en la clasificación e interpretación de los datos del Estudio 329 y plantearon su preocupación a los autores, a las instituciones y al la JAACAP. A pesar de esto, el ensayo 329 continuó siendo presentado como un estudio “de referencia” que demostraba la eficacia y seguridad del fármaco.

Pese a las peticiones de científicos preocupados, el artículo del Estudio 329 nunca ha sido retractado.

Hace tiempo que los estudios de fármacos presentan serias deficiencias. El Estudio 329 es un ejemplo típico de todos los ensayos de fármacos, con pacientes de todas las edades, para fármacos patentados. La falta de acceso a sus datos, y el hecho de que fue “escrito por una escritora fantasma” contratada por GSK y no por el autor nominal del Estudio, son la práctica habitual.

El problema central es que el proceso de análisis de seguridad y eficacia se deja en manos de los productores de fármacos, que tienen intereses creados en ver resultados positivos, sin que la comunidad médica y científica puedan examinar lo que están haciendo.

Actualmente no existe ninguna obligación de que los datos completos de un ensayo de fármacos sean facilitados a todas las partes interesadas en el nombre de la buena ciencia. Sin total transparencia, es imposible evitar la tendencia de las compañías farmacéuticas a manipular e interpretar los datos de forma indebidamente favorable.

En Restaurando el Estudio 329, nuestros autores presentan una versión significativamente diferente a la del artículo original de Keller – una que plantea muchas cuestiones sobre la seguridad de los fármacos, las limitaciones de los ensayos controlados aleatorizados, la necesidad de acceso a datos de pacientes individuales, y la cuestión de cómo reducir los daños producidos por información médica engañosa.

Restaurando Ensayos Invisibles y Abandonados (RIAT)

Peter-DoshiRIAT [por sus siglas en inglés] es el acrónimo de Restaurando Ensayos Invisibles y Abandonados y es creación de Peter Doshi. Su objetivo es mejorar la integridad del proceso que determina la seguridad y eficacia de fármacos.

Restaurando el Estudio 329 es el primer ejemplo del proceso RIAT aplicado a un ensayo empresarial. El protocolo RIAT posibilita a equipos a reescribir estudios que no han sido publicados o que han sido engañosamente publicados. Su objetivo es presionar a las compañías farmacéuticas para que cumplan con su compromiso expreso de acceso a los datos.

Los mismos datos, conclusiones opuestas

Restaurando el Estudio 329 está basado en el análisis de tantos de los datos originales como los investigadores pudieron conseguir en nueve meses. Tras un largo forcejeo, finalmente consiguieron acceso a copias escaneadas de datos redactados de pacientes a través de un portal de acceso remoto, que no podían imprimir ni descargar. La información no estaba organizada de manera que claramente pudieran ver cómo se llegó a las conclusiones originales, y no sólo identificadores personales habían sido eliminados.

Aún así los investigadores pudieron determinar con un análisis detallado de 77.000 páginas de registros de pacientes que los intentos de suicidio eran significativamente más elevados de lo que el estudio original había documentado, y que habían otros muchos eventos adversos graves no documentados para el grupo de Paxil. Observaron que el fármaco no era más eficaz que el placebo para aliviar la depresión en jóvenes.

Restaurando el Estudio 329 afirma que la paroxetina (conocida como Paxil en los Estados Unidos, Seroxat en Reino Unido, y Aropax en Australia y Nueva Zelanda) es ineficaz y causa trastornos del pensamiento y otros efectos adversos graves, incluyendo comportamiento suicida en un número significativo de jóvenes.

Comercializando fármacos dañinos para un público confiado

El problema es más grave que lo que pasó con el Estudio 329. Ésta no fue simplemente una serie anómala de ensayos controlados aleatorizados, sino lo que se ha convertido en la práctica empresarial estándar para medicamentos de marca.

La decisión de 1997 de la FDA de permitir publicidad directa al consumidor de medicamentos puede haber llevado al uso excesivo de fármacos, y a un sentimiento equivocado en el público general de que los fármacos tienen que ser seguros o su uso no sería abiertamente promocionado.

Poniendo las cosas en su sitio…

Éste es el primer caso de dos versiones radicalmente diferentes publicadas del mismo artículo. Nuestra versión, Restaurando el Estudio 329, viene con los datos.

¿Cómo responderá la comunidad científica y médica?

¿Cómo responderás tú?

Los mismos datos, conclusiones opuestas

Estudio 329 original (2001)
Aquí
Restaurando el Estudio 329
(2015)
Aquí
Conclusión Paxil era eficaz. Paxil no era eficaz.
Paxil era bien tolerado. Paxil causaba efectos secundarios graves, incluyendo hostilidad, insomnio, y acatisia.
Eventos Adversos
No se incluían todos. Se incluían todos, incluyendo los de la fase de reducción del fármaco.
Comportamiento Suicida
6 adolescentes sufrieron “labilidad emocional” 13 adolescentes desarrollaron comportamientos y/o ideaciones suicidas
Implicaciones Hizo que médicos recetaran un fármaco que es ineficaz y peligroso para adolescentes. Corrige la información, revela que los datos no apoyaban la conclusión del estudio original.
Tabla 1:  Eventos Adversos (EA) para los grupos de paroxetina y placebo en el Estudio 329 según el informe del ensayo clínico (CSR), el artículo de Keller y colegas (ADECS coded), y el reanálisis de RIAT (MedDRA coded)
   Paroxetina (n=93)  Placebo (n=87)

Ratio de EA paroxetina: placebo

reanálisis de RIAT

  CSR Keller RIAT CSR Keller RIAT
Total EAs 338 265 481 277 207 330 1.4
EAs graves 70 70 25 25 2.6
EAs psiquiátricos 103 24 4.0
EAs en fase de reducción* 45 47 10 10 2.2
EAs graves en fase de reducción* 13 13 1 1 6.2
Pacientes con comportamientos y/o ideaciones suicidas y de autolesión (agudo/reducción) 7 5 11 1 1 1 10.3 
 *Paroxetina n=19, placebo n=9
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s